Monsanto espió a personas de al menos ochos países de la UE

Bayer admitió que la investigación de personalidades se extendió a todo el bloque 

BERLÍN.- El escándalo por espionaje internacional que involucra a la empresa biotecnológica Monsanto subió ayer un escalón más al confirmarse que siguió la actividad de ciudadanos de al menos ocho países de la Unión Europea (UE) para vigilar sus posicionamientos respecto a la firma, famosa por las semillas transgénicas que produce y el polémico herbicida glifosato, el más vendido del mundo.

La crisis sacude en realidad al grupo alemán Bayer, que en 2018 adquirió a la estadounidense Monsanto por 63.000 millones de dólares (una de las mayores operaciones realizadas por una empresa alemana), y ahora debe enfrentar este escándalo además de cientos de demandas por la salud de usuarios y ciudadanos afectados por su herbicida elaborado con glisofato. De hecho, un tribunal de California, Estados Unidos, condenó la semana pasada a la multinacional a pagar 2.000 millones de dólares a un matrimonio que utilizó su químico vendido bajo la marca “Roundup” debido a que Monsanto “no proporcionó una advertencia adecuada sobre los riesgos potenciales” de utilizarlo, pues representa “un peligro importante” para las personas, según determinó el fallo.

El nuevo escándalo mundial se desató en Francia a principios de mayo cuando se descubrió que la agencia de comunicación Fleishman Hillard espiaba a cientos de personalidades (como políticos, científicos, periodistas, militantes, etcétera), y elaboraba listas para Monsanto en función de sus posiciones respecto a los pesticidas o los organismos genéticamente modificados de la firma. El objetivo final era la elaboración de campañas para influir sobre las personas espiadas. Tras estas revelaciones, la justicia francesa impulsó una investigación por la presunta creación de ficheros ilegales mediante “la recolección de datos personales a través de medios fraudulentos, desleales e ilícitos”.

Ayer, Bayer admitió que esa operación se extendió a todo el continente: Fleishman Hillard “estableció para Monsanto listas de personalidades en Francia, Alemania, Italia, Holanda, Polonia, España y el Reino Unido, además de otras relacionadas con las instituciones europeas”, informó la empresa alemana. Estos archivos afectaban “principalmente a periodistas, políticos y otros grupos de interés”, agregó el grupo alemán, que indicó que un gabinete de abogados “determinará si estas listas existen también en otros países”.

Al escándalo, se suman las cerca de 13.400 demandas relacionadas con el herbicida Roundup, elaborado con glifosato, cuya aplicación tiene graves consecuencias para la salud de las personas, negadas hasta ahora por Bayer.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar