Francia se paraliza ante el paro contra una reforma jubilatoria

Ayer se cumplió el quinto día de las protestas que se extenderán hasta el jueves 

PARÍS.- La Francia de Emmanuel Macron parece haberse convertido desde hace cinco días en un país Latinoamericano por la huelga general iniciada en contra de la reforma jubilatoria que impulsa su Gobierno y mantiene paralizado al país.

París mismo vivió ayer un día negro por el paro de los trabajadores del transporte, que literalmente hizo colapsar a la ciudad, con las estaciones de trenes colapsadas por los pocos servicios disponibles y unos 600 kilómetros de atascos en las carreteras de la región. Nueve de las 15 líneas del metro de la capital francesa estaban cerradas y sólo dos, automatizadas, funcionaban normalmente.

Pero las escenas se repitieron en toda la provincia parisina: pocos colectivos y trenes suburbanos repletos, con estaciones colapsadas y embotellamientos agobiantes en rutas y calles. Los pocos taxis que trabajaban no daban abasto y el servicio de Uber era prácticamente inaccesible porque estaba siempre pre-reservado. La gente debía recurrir a bicicletas o monopatines para llegar a sus trabajos pese a la lluvia de la mañana, cuando no tenía auto. La desesperación era tal que la policía tuvo que intervenir en algunas estaciones de París ante la cantidad de gente que pretendía llegar a las plataformas. Hasta las bailarinas de la Opera de París se declararon en huelga.

La situación afecta todos los órdenes de la vida cotidiana: las panaderías están vacías, los comercios no venden, los restaurantes tienen pocos clientes, hay escasez en supermercados y no hay combustible porque los depósitos están bloqueados. El problema es que no habrá ninguna mejora para esta semana, pues el paro de trenes, subterráneos y ómnibus se extendió hasta el jueves. Hoy, además, el tráfico aéreo estará muy afectado porque las compañías van a reducir el 20% sus vuelos.

Bajo máxima presión, el Ejecutivo galo tiene previsto presentar mañana su reforma previsional, de la que solo se conocen sus grandes líneas. Sin embargo, el rechazo ciudadano es general porque se sabe que implicará una fuerte restricción en el acceso a las jubilaciones. El Gobierno propone crear un “sistema universal” de pensiones por puntos que reemplace a partir de 2025 a los 42 regímenes de pensiones actuales, en vistas de “salvar al sistema social francés”. Pero los sindicatos están determinados a mantener su lucha: “No cederemos hasta que retiren” la reforma, en la que “no hay nada bueno”, prometió Philippe Martinez, secretario general de la CGT, una de las principales centrales del país. El 53% de los franceses apoya la huelga y expresa simpatía por sus demandas.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar