El Senado norteamericano absolvió al presidente Trump

El mandatario logró imponer la mayoría republicana para sepultar el “impeachment”

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump se anotó ayer un triunfo clave en el inicio de la campaña electoral rumbo a los comicios de noviembre al superar el proceso institucional más grave de la política estadounidense, el “impeachment” (juicio político) impulsado por los demócratas en su contra. El Senado votó finalmente un veredicto absolutorio de los cargos de “abuso de poder” y “obstrucción al Congreso” que se le imputaban por el escándalo de las presiones ejercidas a Ucrania en busca de su propio beneficio electoral, algo que a la luz de las pruebas estaba más que probado.

La mayoría republicana en la cámara se mantuvo prácticamente intacta en defensa de su líder, que encara la campaña electoral del mejor modo posible: con una economía saneada y en alza y sendos triunfos simbólicos sobre el Partido Demócrata, que esta semana protagonizó un verdadero papelón en el inicio de las primarias en el estado de Iowa (que ayer seguían sin definición, con Pete Buttigieg y Bernie Sanders peleando voto a voto el comicio del lunes pasado). Basta ver el video publicado en Twitter por Trump para celebrar su triunfo en el Senado, donde en tono burlón se postula como “presidente eterno” de los Estados Unidos, para comprender el envalentonamiento que exhibe el mandatario.

La votación de las dos acusaciones del Senado fue en efecto contundente: para el cargo de “abuso de poder” terminó con 52 en contra y 48 a favor (debido a que el republicano Mitt Romney votó por condenar a Trump), mientras que el de “obstrucción al Congreso” cerró con 53 votos en contra y 47 a favor. Más de la mitad de los senadores (todos los demócratas y algunos republicanos) habían expresado su inquietud por los hechos que se analizaban, pero el proceso estuvo lejos de los dos tercios necesarios (67 votos) para cumplir el mínimo requerido para remover al Presidente de su puesto.
La votación coincidió para colmo con el discurso del Estado de la Unión, el más importante del año, donde horas antes Trump montó un verdadero show televisivo y celebró que el país “vive una recuperación económica increíble”. “Los años de decadencia económica han terminado. Los días en los que se aprovechaban de nuestro país, al que incluso otras naciones despreciaban, han quedado atrás”, enfatizó Trump, quien reiteró su promesa de retirar las tropas de Irak y aseguró que en un año habrá construido hasta 800 kilómetros del polémico muro en la frontera con México. El mandatario se vanaglorió incluso por el asesinato del general iraní Qasem Soleimani y le brindó un respaldo explícito al líder opositor venezolano Juan Guaidó, que estuvo presente en el recinto.

Cruces entre Trump y Pelosi

WASHINGTON.- El discurso del Estado de la Unión del presidente Donald Trump fue un verdadero show televisivo en el Congreso, con pequeños escándalos para las cámaras protagonizados por el mandatario republicano y su principal contraparte demócrata, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Al iniciar su discurso en el recinto, Trump eludió ante las cámaras el saludo que le ofreció Pelosi, que se quedó con su mano extendida en el aire frente a todo el país, pero la cosa no quedó ahí: apenas el presidente estadounidense terminó de hablar, la líder demócrata rompió la copia que le había pasado de su discurso casi hoja por hoja (foto). “Fue lo más cortés (de hacer) considerando las alternativas”, justificó luego Pelosi ante la prensa, al definir el discurso de Trump como “un manifiesto de falsedades”.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar