Chile avanza hacia el colapso sanitario

Los hospitales de Santiago comienzan a trabajar al límite de sus capacidades

SANTIAGO DE CHILE.- Hace unos días, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que el foco de la pandemia de coronavirus se había trasladado de Europa a América Latina, algo que comienza a confirmarse con escenas dantescas de apocalipsis sanitarios en países cercanos como Chile, Brasil o Perú, con sistemas al borde del colapso.

Si bien Chile amaneció convulsionada por el anuncio de la aerolínea Latam, que llamó a concurso de acreedores, la verdadera hecatombe ocurre a nivel sanitario a causa de la pandemia del nuevo coronavirus, con una expansión de las muertes y los contagios que no se detiene pese a las medidas de aislamiento social decretadas en la Región Metropolitana, donde está la capital del país. Las nuevas cifras dadas ayer por el Ministerio de Salud no fueron auspiciosas: otra vez se repitió el récord de 45 muertos en 24 horas, por lo que ya se superaron los 800 fallecimientos, 300 solo en la última semana. Además, en esas 24 horas se registraron 3.964 nuevos contagios, por lo que el total de enfermos se sitúa en 77.961 personas.

Pero la gravedad mayor viene dada por el colapso del sistema de salud, que ya se empezó a manifestar en Santiago, donde se comienzan a vivir las peores situaciones vistas en España o Italia hace semanas. El subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, informó que hay 1.202 pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos (UTI), de los cuales 1.029 se encuentran con ventilación mecánica y 229 en estado crítico.

“Estoy eligiendo qué cama se me va a desocupar para elegir a la persona precisa, que sea más indicada” para salvar, advirtió en un canal de televisión la doctora Claudia Vega, jefa de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital El Carmen de Maipú, en el centro capitalino. “Es muy fuerte... estamos llegando a los momentos en que hay que tomar decisiones fuertes”, advirtió Vega, quien aseveró que “estamos sin disponibilidad de camas críticas, no tenemos más ventiladores. Estamos al límite”. “Que Dios me ilumine en esto”, imploró la facultativa.

Ante esta situación, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, pidió responsabilidad a la población. “La falta de responsabilidad de todos con todos, sin uno no hay todos, significa que la presión sobre nuestro sistema asistencial va a ser intensa. Por eso, hago un llamado a la corresponsabilidad, que el vecino o vecina llame la atención en orden a que lo que se produce ahí debe ser prevenido, de lo contrario seguiremos teniendo cifras elevadas como las de la Región Metropolitana”, explicó, y consideró fundamental seguir equipando el sistema de salud, que cuenta con 329 camas con ventilación disponibles: mientras la ocupación nacional es del 86%, en la Región Metropolitana trepa al 95%, advirtió.

Crece la tensión política en Brasil

BRASILIA.- La crisis sanitaria, política y social no deja de complicarse en Brasil, donde los principales medios de prensa anunciaron que dejarán de cubrir las conferencias del presidente Jair Bolsonaro en el Palacio de Alvorada por las agresiones que reciben sus periodistas de parte de los seguidores del mandatario ultraderechista apostados en el lugar. “No hay seguridad para el trabajo periodístico”, denunciaron la Red Globo y el diario Folha de San Pablo; mientras crece también la tensión política interna, al punto que el gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, acusó de “persecución política” a Bolsonaro luego de que su residencia oficial fuera allanada por la Policía Federal: “Lo que pasó conmigo va a pasar con otros gobernadores considerados enemigos”, advirtió.

Ayer se conoció además una investigación coordinada por la Universidad Federal de Pelotas (UFPel) que indica que Brasil tiene siete veces más casos de coronavirus de lo que indican los números oficiales. “Podemos decir con la mayor tranquilidad en base a nuestra pesquisa que el conteo de casos en Brasil ya no debe ser hecho en millares, debe ser hecho en millones”, afirmó el coordinador, el epidemiólogo Pedro Hallal. 

La OPS llama a mantener las restricciones

WASHINGTON.- La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, alertó ayer que “no hay dudas” de que la región de las Américas “ha pasado a ser el epicentro (mundial) de la pandemia del Covid-19”, por lo que llamó a mantener las medidas de cuarentena social para evitar la propagación del virus. “No es momento para flexibilizar las restricciones” de circulación o contacto social “ni reducir las estrategias preventivas”, advirtió Etienne, quien argumentó que “dos de los tres países con la mayor cantidad de casos diarios reportados (a nivel mundial) están en las Américas y no puede caber la menor duda: nuestra región ha pasado a ser el epicentro de la pandemia”, en referencia a Estados Unidos y Brasil.

“Éste es el momento” para el cual “hemos hecho sonar tantas alarmas y hemos hecho tantos pedido de solidaridad y guía durante los últimos tres meses”, enfatizó Etienne, quien insistió en que “para la mayoría de los países de las Américas, éste no es el momento para flexibilizar las restricciones (…): este es el momento de permanecer fuertes, de seguir vigilantes y agresivamente implementar las medidas de salud pública comprobadas”. Vale destacar que con un total de 2.400.000 enfermos y más de 143.000 muertes reportadas al 25 de mayo, América Latina superó a Europa y Estados Unidos en el número diario de infecciones.
 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar