Cataluña, la nueva batalla

Cataluña, la nueva batalla
comillas01.pngY finalmente Artur Mas, el “president” de la autonomía catalana, lo hizo:...comillas02.png

por Pedro I. de Quesada
Y finalmente Artur Mas, el “president” de la autonomía catalana, lo hizo: se sentó frente a una enorme mesa de roble, en el gótico y acristalado “Palau de la Generalitat”, en Barcelona, y escenificó la desobediencia del independentismo nacionalista al firmar el decreto que convoca a la consulta pública para que los catalanes opinen si quieren seguir perteneciendo al Reino de España, o preferirían vivir en un Estado propio y separado del resto de las autonomías de la península ibérica. Y le puso fecha al desafío: será el 9 de noviembre. La firma del documento ha culminado con un largo período de incertidumbre –alentada por el propio Artur Mas, que nunca mostró todas las cartas- en el que no quedaba claro si la consulta se convocaría, o no; y si se hacía, cuándo. Ese claroscuro envolvió, durante todos estos meses (y años) la sorda disputa entre el gobierno autonómico catalán y el gobierno central de Madrid, capitaneado por el otro nacionalismo -el español- en las manos del derechista Partido Popular y su actual líder, Mariano Rajoy. Mas intentó durante este tiempo una pulseada que llevara a Madrid a autorizar una consulta, pero Rajoy se obstinó en su negativa, aduciendo que tal consulta en realidad esconde un referéndum plebiscitario sobre la secesión, y que tal cosa está estrictamente prohibida por la Constitución vigente. Cuando ese tironeo político (y mediático) dio de sí todo lo que podía dar, Mas se decidió a dar el paso final, espoleado por los aires que llegaron por estos días desde el Canal de la Mancha y el referéndum escocés, que a punto estuvo de hacerlo tropezar al primer ministro conservador David Cameron y de desunir el Reino Unido de la Gran Bretaña. Ahora, Artur Mas llama a las urnas a los catalanes y eso lo ratifica en su liderazgo (si no lo hacía, los independentistas más “duros” de Esquerra Republicana de Catalunya, sus socios en el gobierno de la comunidad, amenazaban con romper el acuerdo que lo sostiene al frente de la Generalitat); mientras que Rajoy –de visita en China y de paseo por la Gran Muralla- vuelve a insistir en su posición: que Mas convoque, pero la consulta no se hará, porque La Moncloa apelará su inconstitucionalidad en los tribunales. Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta del gobierno a cargo del Ejecutivo mientras dure la ausencia china de Rajoy, convocó para hoy a poner en marcha, sin dilaciones, toda la maquinaria y la artillería jurídica del Estado contra el 9-11. Se terminaron las especulaciones, la nueva batalla por Cataluña ha comenzado.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar