Países pequeños, intereses grandes

Mondo Cane | Por Gonzalo Fiore

Dominica es una pequeña isla que forma parte de las Antillas Menores, en el Mar Caribe. También es una República independiente fundada en 1978 cuyo nombre oficial es la Mancomunidad de Dominica. Fue una colonia británica desde 1805 para luego convertirse en Estado Asociado a finales de los sesenta, previo a su independencia. Aún hoy es parte de la Mancomunidad de Naciones, es decir, la Commonwealth, que nuclea a 53 países que comparten lazos con el Reino Unido. Este pequeño país de apenas poco más de unos 73.000 habitantes, ha estado recientemente en la convulsionada agenda de América latina debido a que distintos líderes de la región del Caribe han denunciado la injerencia externa de la Organización de los Estados Americanos (OEA) a través de su presidente Luis Almagro. El primer ministro de la también pequeña república San Vicente y Las Granadinas, Ralph Goncalves, declaró que la OEA y Almagro “son enemigos de las fuerzas democráticas y progresistas del continente”. El gran interés de Almagro en unos comicios que deberían ser supuestamente intrascendentes para el futuro de la región, es la pertenencia ideológica del gobierno del pequeño país.

Tanto Dominica como San Vicente y Las Granadinas son miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos Americanos, fundada por Hugo Chávez en 2004. Con el objetivo de nuclear a países con gobiernos de ideología progresista y contraria al neoliberalismo, la organización actualmente, además de las ya mencionadas, contiene a: Antigua y Barbuda, Cuba, Granda, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, y Venezuela. El gobierno interno de Jeanine Áñez sacó a Bolivia de la organización el 15 de noviembre pasado. Mientras que Lenin Moreno ya había retirado a Ecuador el 8 de agosto de 2018 esgrimiendo la situación humanitaria de Venezuela y su posición contraria al gobierno de Nicolás Maduro. El secretario general del Alba es David Choquehuanca, ex ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Evo Morales y probable candidato a presidente de Bolivia por el MAS en las próximas elecciones. Por lo pronto, la organización se encuentra claramente debilitada debido a la fuerte crisis que vive el país y algunos de sus aliados.

Las elecciones en Dominica serán el próximo 6 de diciembre, allí el referente de la oposición, Lennonx Linton, exige al gobierno una reforma electoral. Para ello cuenta con el apoyo explícito de Luis Almagro. El primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, aseguró sin tapujos que tanto “Almagro y la OEA colaboran con la oposición para desestabilizar al país”.

Vinculando la situación previa a los próximos comicios con lo que sucedió en Bolivia tras las elecciones del 20 de octubre pasado. La Comunidad del Caribe (CARICOM), también denunció la injerencia de la Organización en las elecciones. Skerrit afirmó que no invitará a la OEA para que participe como veedor de los comicios debido a lo sucedido en Bolivia. El primer ministro de Antigua y Barbuda, Gastón Browne, también cuestionó la posibilidad de realizar ningún tipo de reforma con tan poco tiempo de anticipación. Esgrimiendo que los intereses de Almagro y la oposición son otros.

Estados Unidos ha demostrado tener interés en el pasado por lo que sucede en pequeños países que a priori podrían parecer absolutamente intrascendentes. El gobierno de Ronald Reagan, por ejemplo, apoyó un golpe de Estado y posteriormente invadió la isla de Granada, de poco más de 100.000 habitantes, en octubre de 1983. Lo hizo debido a que en el marco de la Guerra Fría, el país estaba siendo gobernado por Maurice Bishop, líder del Movimiento New Jewel. Se declaraba cercano al marxismo-leninismo y tenía relaciones diplomáticas y políticas fluidas con la Unión Soviética, la República Democrática Alemana y la Cuba de Fidel Castro. Granada también era parte de la Commonwealth, e incluso Margaret Thatcher se opuso a la invasión militar. La invasión estadounidense se produjo luego de que los militares golpistas, apoyados por la CIA, ejecutaran a Bishop y miembros de su gobierno. En el marco de la actual guerra comercial entre China y Estados Unidos, los países miembros del Alba, se posicionan del lado del gigante asiático.

Según estadísticas que presentó la Comisión Económica para América latina y el Caribe (Cepal) en abril de este año, Bolivia, Dominica y República Dominicana fueron los países que más crecieron en el continente el año anterior. Si bien es un país tan pequeño que tiene una población que apenas podría asemejarse a alguna ciudad chica de Argentina, la OEA ha demostrado intereses en Dominica que son de una grave injerencia. La isla tampoco es ajena a la ola de conflictos que azotan la región en los últimos meses. En noviembre un grupo de manifestantes protagonizaron enfrentamientos contra la policía mientras se dirigían a la casa del presidente Charles Savarin para exigir reformas políticas. Muy pocas veces, lo que suceda en estos pequeños países caribeños interesa a la comunidad internacional. No obstante, esto cambia cuando son parte de un panorama mucho mayor. Como en su momento lo fue Granada en el tablero de la Guerra Fría, y como hoy lo son Dominica o San Vicente y Las Granadinas en el complejo escenario de disputa que atraviesa América latina.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar