Intendentes

Otro día en el paraíso | Por Federico Racca

Cuando ya no me alumbre / el candil arisco de mi corazón, / volvete a mi tierra, llevate mis coplas, / y cántalas vos. // Que mis cerros sepan / cómo lo he sentido, casi con dolor, / sembrando mi canto allá, en la quebrada. / Decíselo vos.

Camino Deán Funes arriba por la famosa seccional tercera. En mis auriculares suena Cafrune entonando la música de la olvidada Marta Mendicute. Voy a un acto de mi amigo Marcos Vázquez, un sufrido hincha de Colón (qué nos queda a nos, hinchas del Pirata al que le han estropeado el ojo sano).

Paso por una verdulería y compro dos bananas, un pibe de gorra me dice el precio y agrega: “caras como caviar”; reímos. Camino la cuadra que me separa del comando peronista. Están los bombos, las banderas, las compañeras con la banderita y los candidatos subidos a un minúsculo escenario que parece caerse. Saludo a un par, comienza a sonar la marcha. Espero hasta la cuarta estrofa, esa de “Por los principios sociales…” y comienzo a mirar a mi alrededor, voy descubriendo quién sabe la letra (quién nació en hogar peronista) y quién llegó desde afuera a ese vulgo que es nombrado movimiento.

Llaman a Marcos para que hable. Sube su humanidad a los manotazos hasta el mini escenario, se bambolea pero la multitud no afloja y mi amigo larga su vozarrón y agita hasta que corean sus frases. Espero que baje y nos abrazamos. Me retiro un poco y voy escuchando a los que siguen. A mi espalda se oye la voz de una mujer que dice “intendente”, me doy vuelta y veo a un hombre enjuto, bien conservado, que con una sonrisa amplia se resigna a las ‘selfies’ que una fila de gente le pide.

Espero a que termine y lo saludo. Es Cacho Coronel, José Domingo Coronel, el último intendente peronista de Córdoba, allá por el 74. Cacho tenía veintiocho años cuando llegó a ese cargo y armó un equipo de jóvenes, entre los cuales destacaba su secretario de Gobierno, de veinticinco, José Manuel De la Sota. Cacho “y los pendejos” lograron mantenerse en la muni a pesar de la intervención ordenada por Perón contra el gobierno de Obregón Cano. Fue arrestado por la Dictadura y pagó con cárcel su osadía de ser un demócrata.

Charlamos un rato, me cuenta que durante su intendencia fue a Unquillo, lo describe. Me da su teléfono, quedamos en hablar. El llamado nunca se da y tal vez por esa falta, por ese no hablar me sumerjo en los tiempos de su intendencia. Veo la aparición de la Triple A, a los militares agazapados, a la horda de los criminales comenzando a pergeñar La Gran Matanza Argentina (Cacho Coronel fue uno de los que puso política y cuerpo para tratar de detener ese Golpe que ya era inevitable). Pienso ¿qué más aparte del horror, qué belleza en esos tiempos violentos? Primero, Cafrune está en España, su joven enamorada Lourdes se escapa del internado donde estudia y se aquerencia con Jorge; en una combi hacen giras por la península. El Flaco Spinetta acaba de lanzar el disco Artaud en honor al inspirador del Teatro de la Crueldad (la fineza del Flaco para poetizar hasta lo que vendría). Antonio Berni anda por los basurales juntando puntillas descartadas y maderitas para regalarnos a Juanito Laguna. Perla Benveniste, Juan Carlos Romero y Edgardo Vigo arman un muro de ladrillos grises de siete metros por tres en el Museo de Arte Moderno. La diosa hermosa María Elena Walsh publica Como la cigarra.

Parto por la vereda finita de la Deán Funes, en medio de la noche y la humedad (una Londres sin la alegría de la National Gallery, sin el Retrato de los Arnolfini de Van Eyck, sin los Girasoles de Van Gogh). Me coloco los auriculares y vuelve Que seas vos con la voz del Turco Cafrune: Que toda la Puna vibre con el eco de cada canción. / Que alguien las entone, de pie y cara al cielo, / pero que seas vos. // Quiero darle al viento, / un poncho de notas con flecos de sol, / que envuelto en mi zamba las silbe y las baile. / Pedíselo vos. // Si te pones triste, / piensa que en la noche embrujada estoy yo. / Que si se ha perdido mi canto en la sombra; / perdurará en vos.

10 Mayo 2019
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar