Comercio y cultura

Otro día en el paraíso |  Por Federico Racca

Llego al edificio de la Cámara de Comercio de Córdoba sobre la avenida Vélez Sarsfield, a pasos de 9 de Julio. Son las once de la mañana del día miércoles y los titulares de los diarios siguen hablando ridículamente del partido River-Boca. Los medios se preguntan en “términos éticos” por el actuar de unos hinchas que no son más que apretadores haciendo su negocio. También le dan micrófono a mafiosos como el presidente de Boca, el benemérito Daniel Angelici, hombre de los tragamonedas al que los medios especializados consideran un operador del gobierno nacional en la Justicia. Me pregunto entonces, ¿qué es ser un operador de la justicia si no alguien que por medio de contactos y sobornos logra torcer la ley? Otra de las figuras que aparecen es el virtuoso presidente de la AFA, Don “Chiqui” Tapia, cuyo mérito es ser yerno de Hugo Moyano, un tipo que se hizo millonario con aquel decreto que, firmado por el dictador Onganía, trataba de mitigar los efectos del Cordobazo y sostener el poder, dándole el dinero de las obras sociales a los sindicatos.

En el tercer piso del edificio me encuentro con Horacio Gavillon, hombre amable que me recibe en un escritorio austero y que es el director de la Cámara de Electrodomésticos de Córdoba y también miembro de la de Comercio. Casi sin saludarnos -ambos charletas- empezamos a hablar de la historia reciente y llegamos al 2015: “El acuartelamiento policial generó desmanes tremendos, muy complejos. Fue un tiempo de mucho trabajo con la Cámara de Comercio buscando que de alguna manera se resarciera a los comerciantes damnificados. Encontramos apertura del Gobierno de Córdoba. En aquel entonces, logramos un acuerdo para resarcir a los comerciantes a través de impulsarles las ventas y con esas ventas recuperar parte de lo perdido. Fue importante para la gente que estaba devastada por la destrucción y la pérdida de un horizonte de trabajo”. La charla siguió por lo actualidad: “Veo cambios muy fuertes a partir del e-commerce. Se vuelven a romper los límites geográficos, hoy el comprador puede estar en cualquier parte. Siempre el comercio rompió los límites geográficos, basta pensar en la Ruta de la Seda y en Marco Polo llevando la pasta a Italia. También hay que pensar al comercio llevando cultura de un lado a otro. Hoy comemos hamburguesas en Argentina y nosotros, a su vez, estamos tratando de llevar el choripán al G-20. El fernet con coca de Córdoba tomó el planeta y don Miguel Georgalos nos trajo el Mantecol, que es el postre típico de su Grecia natal. En términos culturales, también son importantes las prácticas comerciales. Si desde las capacitaciones que damos en esta Cámara y en la Cámara de Comercio genero buenas prácticas en una empresa, eso se traslada a toda la sociedad. Es decir, la capacitación no es sólo un agregado de capacidades, sino que también es un agregado de formación: formamos nuevas sociedades a través de la cultura comercial. En el mundo también hay discusiones que acá no han llegado. En el rubro de los electrodomésticos, en Europa se está discutiendo el período de obsolescencia de los objetos por el problema de los residuos electrónicos y eléctricos. Se está tratando de que crezca la durabilidad de los productos para así reducir los niveles de contaminación.

El comercio va produciendo cambios cíclicos, por ejemplo lo ocurrido con aparición de las tarjetas de crédito. En ese momento hubo una transferencia de clientes masiva desde los comercios hacia las tarjetas de crédito, porque el crédito dejó de darlo el comerciante y, al transferir el crédito, transfirió los clientes. Asimismo, el cliente, al tener una tarjeta de crédito, ya no fue más cautivo de un solo comercio. La forma de fidelizar un cliente también cambió. Antes era fiel porque yo le daba el crédito, ahora no. Hoy el consumidor sólo es fiel a su bolsillo y a aquel que le dé mejor servicio y mejores posibilidades de adquisición del producto.

En cuanto al comercio electrónico, éste ha producido una transferencia de trabajo, que antes estaba en el comercio, hacia el consumidor. Hoy no necesitas un vendedor que te explique, porque la información está en línea; no necesitas un cajero que te facture, porque compras con tu tarjeta desde la computadora o desde el teléfono. El comercio electrónico transfirió las tareas del comercio al consumidor, el consumidor se volvió su propio vendedor. La tendencia es hacia la desaparición de la acción comercial entendida como intermediación. El comercio se está reinventando en términos de servicios, se deja de ser intermediario para ser proveedor de servicios”.

30 Noviembre 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar