El Senado repite el debate de Diputados en torno al aborto

Más de una veintena de especialistas expusieron a favor y en contra del proyecto

El Senado de la Nación finalizó ayer la segunda ronda de consultas a especialistas sobre el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). La jornada, dominada por exposiciones de juristas y médicos, incluyó sendos apartados para el cruce entre el presidente del bloque Justicialista, Miguel Ángel Pichetto y el senador nacional por Formosa de la misma fuerza, José Mayans y para la legisladora del Movimiento Popular Neuquino, Lucila Crexell, quien anunció su abstención en la votación de la iniciativa.

Durante más de siete horas, 22 juristas y médicos -algunos de los cuales ya habían participado del debate en Diputados- pasaron por el plenario de las tres comisiones donde se trata el proyecto. La mayoría se centró en dos temas: el “derecho progresivo” de las personas en gestación y el derecho a la objeción de conciencia.

El primer concepto fue explicado con claridad por el abogado experto en derecho internacional, Ricardo Gil Lavedra, quien se manifestó a favor del proyecto. “No comparto el punto de vista de que hay un derecho de vida absoluto del embrión. Hay una cuestión incremental”, aseguró el letrado. “El Código Penal trata diferente a la persona que al embrión. Se habla de ‘el que matare a otro’, pero en el caso del aborto se dice ‘el que causare’. No es un homicidio, lo trata de un modo distinto porque son distintos. El embrión tiene derecho a la vida pero es más pequeño y se va incrementando a medida que avanza el embarazo”, señaló.

En cambio, el también constitucionalista Gregorio Badeni, quien se expresó en contra del aborto, sostuvo que “es importante tener en cuenta que en nuestro ordenamiento jurídico, guste o disguste, la vida empieza en el momento de la concepción”. Por otro lado, los médicos invitados a exponer sobre el proyecto hicieron hincapié en el derecho a la objeción de conciencia contemplado en el proyecto, al que también se refirieron algunos de los juristas que participaron de la reunión.

La objeción de conciencia, centro de debate

La ginecóloga María de los Ángeles Carmona, quien habló en nombre del Consejo Superior del Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires, fue la primera en plantear que “la objeción de conciencia no debe ser plasmada en ningún registro público” y cuestionó que el proyecto “no permita ejercer la objeción de conciencia cuando hubiera un único médico disponible”.

En esa circunstancia, fue cruzada por Pichetto, quien aseguró que “en el sector público no podría haber ningún tipo de objeción de conciencia” porque si se trabaja en el sector público “está obligada a cumplir la ley”, una declaración con la que Mayans se mostró en disidencia. De todas maneras, y a su turno, el abogado Andrés Gil Domínguez aseguró que el proyecto “no conculca la objeción de conciencia” porque el registro no es público, sino confidencial. 

12 Julio 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar