El sindicalismo crítico pone en duda el bono de fin de año

Recuerdan que hace dos años se acordó una iniciativa similar, pero no se cumplió

El sindicalismo más crítico con el gobierno nacional –y con la Confederación General del Trabajo– se metió ayer de lleno en la discusión por el bono de fin de año que el ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, anticipó y que los empresarios se resisten a pagar. Las críticas estuvieron encabezadas por el titular de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Hugo Yasky, y por el secretario adjunto del Sindicato de Choferes de Camiones, Pablo Moyano.

Por un lado, Yasky consideró que la posibilidad de un bono de fin de año es “un anuncio ficticio, engañoso”. Para el referente opositor la iniciativa es un “paquetito de humo”. En este contexto, manifestó que “las medidas que el Gobierno adoptó en el Presupuesto y sobre todo en el acuerdo que firmó con el FMI (Fondo Monetario Internacional) van a profundizar la recesión: no hay ninguna posibilidad de que esto no suceda”. Por ese motivo, anticipó que junto al Frente Sindical para el Modelo Nacional liderado por el camionero Hugo Moyano van a “darle continuidad a las medidas de fuerza”.

Por su parte, Moyano (h) confirmó las palabras de Yasky. “Desde el Frente Sindical, con la CTA y los movimientos sociales anunciaremos una medida de fuerza”, anticipó el camionero. “Cuando se firmó hace dos años el bono de 2.000 pesos nadie lo cobró”, recordó. El sindicalista manifestó sus dudas de esta manera, respecto de la medida de que impulsa la “mesa chica” dialoguista de la central obrera.

Ayer, Sica dio algunos detalles de la iniciativa. Según el funcionario, el bono será no remunerativo, de hasta 5.000 pesos y obligatorio para las empresas privadas. Además, estarán destinados a los trabajadores que no consiguieron una paritaria superior al 40%. Por último, Sica agregó la posibilidad de abrir una línea de financiamiento con bancos para las empresas que no pueden pagarlo.

Resistencia empresarial a la compensación

El sector empresario resiste el bono porque considera que será difícil pagarlo. En este sentido, el titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, advirtió ayer que más del 60% de las empresas no podrán hacer frente al pago de la compensación de fin de año. Además, mostró dudas sobre la propuesta de financiamiento. “Cualquier intento que uno pueda hacer tiene como limitante cómo financiarlo.

La mayoría del empleo en la Argentina es pyme y el acceso al financiamiento está limitado por la tasa de interés”, advirtió. Por otro lado, los comercios enrolados en la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came) dijeron que “no todos los sectores pueden afrontar un bono”.

08 Noviembre 2018
Whatsapp
© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar