Michetti reparte culpas

El mandatario arribó en la noche del miércoles pero ninguna autoridad argentina estuvo presente para recibirlo

Una serie de desinteligencias marcaron la llegada a la Argentina del presidente de Francia, Emmanuel Macron.

El mandatario arribó en la noche del miércoles pero ninguna autoridad argentina estuvo presente para recibirlo. Esa función le fue encargada a la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti. Sin embargo, el jefe de Estado francés debió saludar a dos trabajadores de la terminal aeroportuaria, uno de ellos con chaleco amarillo.

El momento generó incomodidad porque el chaleco amarillo es símbolo de las protestas en Francia por el aumento en el combustible.

Luego, el presidente europeo se dirigió hacia el vehículo oficial para trasladarse hacia el Hotel Intercontinental, en el barrio porteño de Montserrat. Cuando estaba por ingresar al automóvil fue alcanzado finalmente por Michetti.

La Casa Rosada intentó explicar la desprolijidad horas después al asegurar que el canciller argentino, Jorge Faurie, deseaba recibir a Macron. Por ese motivo, como si se hubiese tratado de una especie de represalia, se le atribuye la falta de inteligencia al funcionario argentino.

30 Noviembre 2018
Whatsapp
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar