Los rugbiers, más complicados

Por un mensaje de WhatsApp, reconocieron que atacaron a la víctima

En un “chat” difundido ayer, se conoció que Blas Cinalli, uno de los rugbiers acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa el pasado 18 de enero en Villa Gesell, le habría contado a un amigo que “mataron a uno” en la madrugada de aquel día. En el texto de WhatsApp, Cinalli habría reconocido que atacaron a la víctima después de asegurarse de que la policía se había ido.

El acusado fue uno de los cuatro que se presentó ante la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, y al igual que el resto, se negó a declarar. Fuentes policiales indicaron que Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Cinalli y Enzo Comelli, asistidos por el abogado Hugo Tomei, acusaron a la funcionaria judicial de “mentirles” cuando les tomó la primera declaración al no informarles por qué los indagaban.

En tal sentido, Tomei adelantó que presentará más pedidos de nulidades. De acuerdo a lo indicado por la agencia Télam, Thomsen señaló ante la fiscal que “la sociedad y los medios de comunicación” condenaron a él y a su grupo de amigos. En esa línea, Pertossi también le apuntó a la prensa. Zamboni sostuvo en su acusación que Thomsen, Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Cinalli, Lucas Pertossi, Luciano Pertossi y Ayrton Viollaz “acordaron darle muerte a la víctima” para lo cual distribuyeron “funcionalmente el rol de cada uno para la comisión del hecho”.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar