El municipio asume el control conjunto de dos servicios clave

La Provincia anunció el traspaso del contrato de titularidad del agua a la ciudad

En una primera demostración del trabajo conjunto que tienen previsto encarar el gobierno provincial y la Municipalidad de Córdoba desde que comparten el mismo signo político, el gobernador Juan Schiaretti y el intendente Martín Llaryora suscribieron ayer una serie de convenios que permitirán avanzar en el traspaso del contrato de titularidad del servicio de la empresa Aguas Cordobesas al ámbito de la ciudad. Estos acuerdos también posibilitarán interconectar Bajo Grande con el nuevo acueducto que está construyendo la Provincia a los efectos de impulsar un saneamiento integral del río Suquía.

Tras sus respectivas asunciones concretadas hace siete días, Schiaretti y Llaryora compartieron en la víspera, por primera vez, distintas actividades de gestión en el Palacio 6 de Julio. Si bien el encuentro fue de carácter institucional, las postales de ambos gobernantes reunidos en la sede municipal tuvieron una fuerte carga emotiva para el peronismo provincial, que de la mano de la coalición Hacemos por Córdoba, recuperó el timón de mando en la administración de esta capital.

El anuncio más relevante estuvo relacionado con la decisión de disponer la transferencia de la titularidad del servicio público de agua potable a la órbita de nuestra ciudad. Esta medida incluye la planta de Bajo Grande y el acueducto en construcción que se levanta desde Los Molinos a la planta de Bower. Por tales motivos, la Municipalidad quedará a cargo del manejo conjunto de las prestaciones de agua y de cloacas, en las condiciones que actualmente presta la empresa Aguas Cordobesas, “dotando así al municipio de herramientas que permitan una mejor planificación urbana y de uso del suelo”, destacó Llaryora en una conferencia de prensa.

En la oportunidad, el Intendente le agradeció al Gobernador la determinación de “poner en manos de la Municipalidad la titularidad del servicio de agua porque hace que la ciudad sea más fuerte en materia de desarrollo urbano, integrando este servicio y el de cloacas”. “Sabemos que estamos en crisis económica, ambiental y sanitaria, pero también sabemos que tenemos un pueblo fuerte, una sociedad que quiere progresar y subir a Córdoba al lugar que merece estar”, rescató el jefe municipal.

A su turno, Schiaretti afirmó: “Hoy es un día histórico para la ciudad de Córdoba porque vuelven las cosas a su lugar en esta que es la segunda ciudad de la Argentina. No hay ciudad en el mundo donde el agua y las cloacas no dependan de la misma autoridad de aplicación”. “Es un proceso que es absolutamente necesario para que esta querida ciudad pueda tener la planificación urbana que corresponde y, que cuando autorice emprendimientos, sepa cómo se estructuran los recursos hídricos”, especificó el titular del Centro Cívico. Finalmente, aclaró que “esto no cambia el contrato de concesión”. “La Provincia seguirá junto a la Municipalidad haciendo las inversiones para garantizar el agua potable en la ciudad de Córdoba. Y vamos a intervenir la planta de Bajo Grande, para que funcione como tiene que ser”, expresó Schiaretti.

Desarrollarán un plan integral de saneamiento

El gobernador Juan Schiaretti y el intendente Martín Llaryora también anunciaron que tienen contemplado desarrollar un plan integral de saneamiento de la ciudad, ejecutar las obras necesarias para resolver progresivamente el problema de las cloacas, ordenar la provisión de los servicios en función de un programa de crecimiento urbano, terminar con el derrame de efluentes permanentes en las calles, y con el desastre ecológico de la contaminación del río Suquía. El acuerdo apunta a mejorar el proceso de tratamiento de los líquidos cloacales y residuales de esta capital, interconectando nuevas unidades con las ya existentes en la planta de Bajo Grande, que se encuentra bajo la órbita de la Municipalidad y su operación progresiva conjunta, logrando de esta manera optimizar su funcionamiento.

Sobre el particular, el municipio destacó en un comunicado que “los trabajos ejecutados en Bajo Grande llevan un 67% de avance, y beneficiarán a 1.900.000 habitantes aproximadamente, y consiste en la construcción de 46,771 kilómetros de cañería denominados Colectores Troncales Sur, Norte, Noroeste y Centro y Nexo Villa El Libertador de 6,250 km”. Además, se especificó que está previsto ampliar “la capacidad de tratamiento de la planta con dos nuevos módulos de 5000 m3/h cada uno totalizando 10.000 m3/h que se sumarán al existente”.

Una facturación de $3.000 millones en 2019

El concejal del bloque Encuentro Vecinal Córdoba, Juan pablo Quinteros, consideró ayer que “el hecho de traspasar la concesión del servicio de agua potable a la Municipalidad no debe ser una cuestión meramente formal para sacarse una amena foto en el Palacio 6 de julio”. “Hay mucho más en juego detrás de esta importante decisión y esperamos que se aclare y transparente qué se hará con la enorme cantidad de dinero que genera el negocio del agua en la ciudad y, fundamentalmente, que se adopte la decisión política de renegociar el contrato de concesión” con la empresa Aguas Cordobesas, señaló el edil opositor.

Quinteros informó que llevó a cabo un análisis acerca de “los números” del mencionado traspaso que, a su entender, “deben ser de conocimiento público”. “Utilizando de base tanto el balance de Aguas Cordobesas de 2018 y diferentes resoluciones del Ersep, hemos estimado que la facturación de Aguas Cordobesas en 2019 va a terminar alcanzando la suma de 3.000 millones de pesos. Esto no es un dato menor, ya que esta es la base de distintos ingresos que hoy llegan a arcas provinciales y podrían pasar en parte o en su totalidad al municipio capitalino”, precisó el concejal.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar