Fernández le baja el tono al plan original y se muestra flexible

Coincidió con el plan del gobierno santafesino para avanzar en el rescate de la empresa

El fallo judicial del viernes último, el “banderazo” nacional contra la idea oficial de expropiar Vicentin y el proyecto “alternativo y superador” presentado por el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, obligaron al presidente Alberto Fernández a desandar sus propios anuncios sobre el destino de la cerealera. Si bien Fernández cuestionó el fallo de la justicia de Reconquista que el viernes último restituyó al directorio de Vicentin, y advirtió que si el magistrado que sigue la causa “dice que no” a la propuesta elaborada por Perotti, “no queda otro camino posible más que el de la expropiación”, no obstante el Presidente respaldó la propuesta que evita la expropiación de la empresa (una idea que incomoda al gobernador santafesino) ya que “es un camino distinto que busca la solución vía el concurso de acreedores, pero pide la intervención de Vicentin en los mismos términos que el DNU y nombra a los mismos interventores”, opinó.

En concreto, el plan que Perotti llevó a la residencia de Olivos el viernes a la noche plantea que la provincia de Santa Fe, a través de la Inspección de Personas Jurídicas, solicitará a la justicia que interviene en el concurso de acreedores, la “conformación de un órgano de Intervención” durante todo el plazo que se extienda el proceso judicial y que no contempla una instancia de expropiación. “Es una opción para rescatar la empresa” y transformarla en una compañía “mixta”, adoptando una herramienta “diferente a la expropiación”, dijo Perotti tras su contacto con el jefe de Estado.

El proyecto se oficializó en la misma jornada en que el juez de primera instancia en lo Civil y Comercial de Reconquista, Fabián Lorenzini, aceptó restituir la administración de la empresa Vicentin Saic a sus directivos, por un plazo de 60 días, y otorgó el rol de veedores a los interventores designados por el Poder Ejecutivo. En su fallo, el magistrado se declaró incompetente respecto del planteo de inconstitucionalidad sobre la medida adoptada por el gobierno nacional, presentado por accionistas de la firma agroexportadora. En declaraciones radiales, Fernández repudió en duros términos la decisión del juez: “Discrepo absolutamente, es disparatado. Lo que hizo es un dislate jurídico de magnitudes, lo que hizo fue decir que no puede opinar sobre el DNU pero que no se cumpla”, se quejó el mandatario.

El diseño del rescate de la empresa que meses atrás entró en cesación de pagos implica, entre otros puntos, que el Estado nacional, a través de YPF Agro, tendrá la mayoría accionaria, Santa Fe formará parte y también serán accionistas los acreedores que Vicentin dejó sin cobrar (entre productores, corredores de cereales y cooperativas); mientras que el Banco Nación -a quien se le deben 18.182 millones de pesos- transferiría sus créditos al Estado mediante un bono a crearse. Ahora, el avance de esta propuesta dependerá de la decisión del juez Lorenzini que, se estima, la trasladará al directorio de Vicentin. Si la empresa rechaza el ofrecimiento éste no podrá prosperar y en ese caso Fernández tendrá que decidir si obedece a sus propias declaraciones y avanza con la expropiación.

Como cierre de un fin de semana agitado, el interventor en la empresa, Gabriel Delgado, se reunió ayer con Fernández para analizar “todas las alternativas” para el salvataje de la firma en concurso de acreedores y aclaró que el gobierno “no se aferra a los instrumentos”. “Con Alberto Fernández analizamos la situación de Vicentin. Repasamos todas las alternativas y no nos aferramos a los instrumentos”, sostuvo Delgado en su cuenta de Twitter. Y destacó que “el propósito es preservar las fuentes de trabajo y que los productores puedan cobrar”.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar