El Gobierno busca garantizar su agenda legislativa pospandemia

En dos encuentros virtuales, Fernández abrió el diálogo con la oposición parlamentaria

El presidente Alberto Fernández mantuvo ayer dos videoconferencias con los referentes de los bloques opositores de la Cámara de Diputados con el objetivo de ampliar la mesa de diálogo y consenso de su gobierno que ya empezó a revelar sus prioridades para la pospandemia, que incluye temas que prometen una acalorada discusión en el Congreso, como lo son la reforma judicial, la moratoria o la ampliación del presupuesto, entre otras iniciativas. Si bien en un principio el titular de Diputados, Sergio Massa, cursó una única convocatoria conjunta para todos los referentes de los bloques opositores, a último momento se decidió habilitar un primer encuentro a solas con los integrantes de Juntos por el Cambio (JXC), que habían rechazado la invitación original y pedían a cambio un diálogo exclusivo con Fernández.

Finalmente, el mandatario acompañado por Massa y el jefe del bloque oficialista, Máximo Kirchner, mantuvo desde la Residencia de Olivos una reunión virtual con las autoridades parlamentarias de la alianza opositora JXC. La conversación sirvió para reabrir una instancia de entendimiento, aunque no se evitaron los reproches cruzados. “Cada uno debe hacerse cargo del pasado que tiene, esa es la única forma de dejar la tensión permanente y evitar el default político”, planteó el diputado Mario Negri, titular del interbloque en la Cámara baja. Además, postuló que resulta “imperioso, en tiempos de libertades limitadas por la pandemia, que se respete la división de poderes”. Por su parte, el macrista Cristian Ritondo aseguró que su espacio no anda “con la pala al hombro para agrandar la grieta” y opinó que “nadie puede dudar” de la predisposición del PRO “a colaborar para salir adelante de esta situación”.

A su turno, Fernández les reclamó “respeto” y los convocó a un “diálogo en serio”. “Les pido que el debate político no los convierta en gente que dice que la libertad está en peligro o que hay abusos del Ejecutivo porque nada de eso es cierto y todos lo sabemos”, apuntó y les pasó factura por la última movilización contra el Gobierno que se hizo el 9 de julio: “Tienen mil formas de protestar, no hace falta exponer a nuestro pueblo. Cada marcha hizo que suban los casos”. En otro tramo de la videoconferencia, el jefe de Estado cuestionó a los dirigentes opositores por haber atribuido la muerte del ex secretario de Cristina Fernández, Fabián Gutiérrez, a cuestiones políticas. “¿Cómo se construye confianza si me levanto una mañana y quieren vincular a mi vicepresidenta con un crimen?”(…) Respetémonos. En política no todo vale”, enfatizó.

En sintonía, el Presidente afirmó que quiere “recuperar la confianza” en los dirigentes de la oposición, y preció: “Nunca pasé esos límites”.

El diálogo con Juntos por el Cambio comenzó cerca de las 18, una hora después del horario previsto, con la presencia de parlamentarios del Frente de Todos y de JxC, aunque en este caso representado por la UCR y el PRO ante la ausencia del presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, quien resolvió bajarse de la videoconferencia y dar a conocer más tarde un comunicado con la posición de su partido. 

Por la oposición participaron los senadores macristas Humberto Schiavone y Laura Rodríguez Machado; y los radicales Luis Naidenoff y Martín Lousteau,; en tanto que por los diputados estuvieron el macrista Álvaro González y el radical Alfredo Cornejo, además de Negri y Ritondo. Además de Máximo Kirchner, quien participó de forma presencial desde Olivos, asistieron por el oficialismo los senadores José Mayans, Claudia Ledesma Abdala, Anabel Fernández Sagasti, Maurice Closs y el diputado José Luis Gioja.

Seguidamente, Fernández mantuvo una videoconferencia con el resto de los referentes de las fuerzas opositoras de la Cámara de Diputados. Junto a los mismos integrantes del Frente de Todos se sumaron los diputados Eduardo Bucca (Interbloque Federal), Carlos Gutiérrez (Córdoba Federal), Ricardo Wellbach (Frente de la Concordia misionero), Luis Di Giácomo (Juntos Somos Río Negro), José Luis Ramón (Unidad Federal para el Desarrollo), Beatriz Ávila (Partido de la Justicia Social), Alma Sapag (MPN), Nicolás Del Caño (PTS) y Romina Del Plá (PO). También lo hicieron los senadores Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro) y Magdalena Solari Quintana (Misiones), en tanto que el interbloque Federal del Senado no tuvo representantes en la reunión. 

Igual que en la otra reunión, Fernández hizo un repaso de la actuación del Gobierno frente a la pandemia, anticipó que a su término enviará una serie de iniciativas al Congreso y agradeció a los bloques el apoyo en el tema de la reestructuración de la deuda externa. 

Ramón cuestionó el pedido de JxC de realizar dos reuniones separadas y enfatizó que "no hay una sola 'oposición' llamada Juntos por el Cambio, porque no hay dos verdades en ningún problema de la vida, ni de la política de nuestro país". Y añadió que "hay cuatro grupos que el Estado debe proteger especialmente por los efectos de la pandemia: el turismo, las MiPymes, los monotributistas y los consumidores".

A su tiempo, Nicolás del Caño y Romina del Plá del Frente de Izquierda reclamaron al mandatario su intervención para “lograr la aparición con vida” de Facundo Astudillo Castro, el joven bonaerense de 22 años desaparecido hace 74 días.

El Presidente dijo que se equivocó con Vicentin

El presidente Alberto Fernández sorprendió ayer al admitir en declaraciones radiales que se equivocó con la empresa Vicentin por creer que “iban a salir todos a festejar” tras el anuncio de intervenir la firma, y al reconocer que tuvo una “percepción errada” sobre una medida que apuntaba a rescatar la empresa. Igualmente afirmó: “Sigo esperando a que alguien diga cuál es la alternativa”. “Me equivoqué con el tema Vicentin porque creí que estaba más asumida la situación de crisis”, enfatizó.

En otro tramo de sus definiciones, Fernández señaló que en los últimos cuatro años se utilizó a la Justicia “para perseguir opositores” y consideró que la reforma judicial que impulsa buscará corregir algunas cuestiones para evitar que eso vuelva a suceder. “Quiero que haya juicios dignos, que juzguen de acuerdo al derecho y que no se vean sometidos a las presiones ni del poder político ni de los poderes fácticos, que muchas veces operan sobre la justicia más que los poderes políticos”, resaltó. Por último, afirmó que durante el gobierno macrista “hicieron todo lo necesario para que el Estado se debilite”, por lo que “hay millones de argentinos que quedan al margen”.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar