Las células pulmonares dañadas se recambian al dejar de fumar

El cuerpo acude a un reservorio para sustituir a las unidades deterioradas por el tabaco

Un nuevo estudio develó que los fumadores pueden mejorar el estado de sus pulmones al abandonar dicho hábito, ya que descubrió que el cuerpo recurre a un reservorio de células sanas para reemplazar algunas de las que están dañadas por el tabaco y son propensas al cáncer. Sin embargo, durante mucho tiempo se sostuvo que el riesgo de desarrollar enfermedades como el cáncer de pulmón u otros daños en el sistema disminuiría si se dejaba de fumar, una explicación que niega esta investigación.

Peter Campbell, del Instituto Wellcome Sanger, señaló que los resultados deberían dar nuevas esperanzas a los fumadores que desean dejar el cigarrillo. En tanto, el experto remarcó que hubo personas en el análisis que habían fumado más de 15.000 paquetes de cigarrillos en su vida. Pero explicó: “A los pocos años de dejar de fumar, muchas de las células que recubren sus vías respiratorias no mostraron evidencia de daños por el tabaco”.

El estudio analizó biopsias de pulmón de 16 personas, incluidos fumadores, ex fumadores, adultos que nunca habían fumado y niños, con el propósito de hallar las mutaciones que pueden conducir al carcinoma. Luego de una evaluación rigurosa, se encontró que nueve de cada diez células pulmonares en los fumadores tenían mutaciones, incluidas las que pueden causar cáncer. En el caso de los ex fumadores, muchas de estas células dañadas habían sido sustituidas por células sanas similares a las que se ven en personas que jamás fumaron. Hasta el 40% de las células pulmonares totales en este grupo eran sanas, cuatro veces más que en sus homólogos que todavía fumaban.

La investigación no ahondó en el mecanismo por el cual ocurre ese reemplazo, pero los autores creen que puede haber una especie de reservorio de células esperando la oportunidad de emerger. Campbell afirmó que la clave ahora sería localizar el reservorio de células sanas y determinar cómo pueden reemplazar las dañadas. “Si podemos determinar dónde viven normalmente y qué los hace expandirse cuando alguien deja de fumar, tal vez tengamos la oportunidad de hacerlos aún más efectivos en la reparación”, concluyó.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar