Cerebro en forma: cómo prolongar la vida de tus neuronas

 1- El factor actividad. El ejercicio desempeña un papel vital en la neurogénesis: la creación de nuevas neuronas. 

El ejercicio aeróbico provoca el crecimiento de cientos de miles de células nerviosas, y varias investigaciones demuestran que aparecen en una región del cerebro vinculada con la formación y acumulación de la memoria. Son tan fuertes los efectos del ejercicio, dice Van Praag, jefa de la Unidad de Neuroplasticidad y Conducta en el Instituto Nacional sobre Envejecimiento de los Estados Unidos, que probablemente supere los juegos cerebrales y los crucigramas. Sus estudios sugieren que correr ha demostrado aumentar 200% la creación de neuronas en el hipocampo. 2- Blindaje con vitamina B12. Cuando se trata de vitaminas B, el ácido fólico probablemente sea el refuerzo cerebral mejor conocido. Sin embargo, investigaciones muestran que a la vitamina B12, también hay que prestarle atención. El bajo nivel de vitamina B12 es un problema, sobre todo entre los ancianos. Algo que podemos hacer fácilmente para proteger de la pérdida de volumen cerebral, y así tal vez salvar la memoria, es ajustar nuestra dieta para que incluya más alimentos con vitamina B12. 3- Tomar mucha agua. La deshidratación afecta no sólo el tamaño del cerebro, sino también la manera en que funciona. Transpirar continuamente durante 90 minutos puede hacer que se encoja el cerebro tanto como un año de envejecimiento. Si bien el cerebro vuelve rápidamente a su estado normal con uno o dos vasos de agua, la falta de líquido a lo largo de días o semanas puede impactar el desempeño laboral y escolar. 4- Juego mental. ¿No recuerda la palabra “mnemotecnia”, mucho menos cómo deletrearla? Sólo piense: “Mi Nana Engulle Muchos Ostiones Tamaño Extra Con Naranjas Increíblemente Ácidas”. Las asociaciones mnemotécnicas son una de las mejores herramientas para la memoria: son creativas y divertidas. Use imágenes alegres y positivas. El cerebro generalmente bloquea las desagradables. 5- Ventaja bilingüe. Si habla dos o más idiomas, tendrá la posibilidad de desarrollar una mente más ágil. Investigaciones confirman que las personas bilingües aprovechan mejor la materia gris, y que cambiar de un idioma a otro involucra más partes del cerebro. Nunca es demasiado tarde para estudiar una segunda lengua. Emprender pasatiempos que exijan mucho esfuerzo en la edad avanzada es una forma poderosa de reducir el riesgo de demencia y de mantener el cerebro sano durante el mayor tiempo posible.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar