Para octubre, la región podría cuadruplicar las víctimas fatales

La OPS presentó un panorama funesto para América latina y el Caribe

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) salió a ofrecer ayer un panorama sombrío de la región por la pandemia del coronavirus, al advertir que para octubre llegaremos a superar la barrera de las 430.000 muertes.

En otra jornada funesta para América, donde Estados Unidos y Brasil superaron nuevamente los 45.000 contagios diarios, la organización de la ONU advirtió que “se estima que América latina y el Caribe tendrán más de 438.000 muertes de Covid-19” en los próximos tres meses. Carissa Etienne, directora de la OPS, fue explícita al aseverar que “estamos en un incendio”, aunque alertó que aún se puede “limitar la epidemia de coronavirus y mantener a nuestros pueblos seguros”.

La funcionaria explicó que el pico de contagios en América latina se producirá en diferentes momentos: Chile y Colombia alcanzarán su punto máximo en los próximos 15 días, mientras Argentina, Bolivia, Brasil y Perú lo vivirán en algún momento de agosto. En Centroamérica y México, será a mediados de agosto, aunque en Costa Rica se espera para octubre. “Es importante enfatizar que estas proyecciones se cumplirán solo si persisten las condiciones actuales. Los países pueden cambiar estas predicciones si toman las decisiones correctas e implementan estrictas medidas probadas de salud pública”, enfatizó Etienne, quien destacó que los gobiernos deben construir datos de vigilancia epidemiológica “cada vez más detallados” sobre la pandemia.

El modelo del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington (IHME), centro estadounidense que asesora a la OPS, proyectó que en todo el continente americano las muertes casi se triplicarán para el 1 de octubre, superando los 627.000 decesos. Esta proyección incluye empero a Estados Unidos, el país más afectado del mundo, para el que el IHME prevé más de 175.000 muertos en los próximos tres meses.

Brasil superó las 60.000 muertes 

BRASILIA.- La crisis sanitaria de Brasil no deja de profundizarse, al punto que ayer reunió el 12% de las muertes del día por coronavirus en el mundo, tras superar el miércoles la marca de 60.000 decesos sin una palabra del presidente Jair Bolsonaro hacia las familias en luto. Con la economía en depresión pese al persistente esfuerzo del mandatario por sabotear las cuarentenas, el mayor país latinoamericano registra 60.194 muertos y 1,42 millones de infectados.

Las cifras fueron divulgadas por un consorcio formado por los mayores medios de comunicación del país, aunque la cartera sanitaria oficial informó ayer de 44.884 contarios y 1.057 nuevas muertes (para totalizar 60.713 decesos). Mientras, el gobierno de Bolsonaro prorrogó por 30 días la medida que restringe la entrada al país de los extranjeros.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar