Esta capital aún continúa en alerta epidemiológica

Los indicadores de Nación muestran que el escenario en la ciudad es alarmante

Los indicadores que se utilizan para medir la evolución de la pandemia de Covid-19 no mejoran en Córdoba, por lo que casi todo el territorio provincial continúa pintado de rojo, en alerta máxima. Apenas se vislumbran algunas estabilizaciones y bajas en las curvas de los indicadores del interior, aunque igualmente siguen muy por encima de los límites establecidos por el decreto nacional.

En concreto, para conocer cómo avanza la pandemia, el Ministerio de Salud de la Nación combina dos indicadores: la incidencia y la razón, con los cuales crea el semáforo epidemiológico. Para entender la situación de Córdoba, primero es necesario explicar qué significan: la razón es el resultado de dividir la cantidad de casos acumulados en los últimos 14 días y el mismo valor de los 14 días anteriores. La incidencia, en tanto, es la cantidad de casos nuevos de las últimas dos semana cada 100.000 habitantes.

En Córdoba, casi todos los departamentos de la provincia tienen una incidencia por encima de 1.000 casos cada 100.000 habitantes. Según lo establecido por Nación, este indicador debería estar por debajo de 250 para pensar en un riesgo medio. Sobre esto, Gabriela Barbás, secretaria de Prevención y Promoción de la Salud de Córdoba, afirmó que “seguimos con una incidencia alta”.

En Córdoba Capital la incidencia sigue siendo altísima y está subiendo en vez de bajar. Es así que mientras que el 1º de mayo era de 586 casos cada 100.000 habitantes, el 8 de junio llegó a 1.778, sin ninguna meseta o descenso en el medio, reveló el periodista Lucas Viano. Lo que sí vio una leve mejora tiene que ver con la razón, la que pasó de 1,84 el 25 de mayo a 1,35 el martes pasado.

Éste se trata de un indicador sensible al comportamiento de la gente, por lo que es probable que las medidas de confinamiento dispuestas por la Nación entre el 22 y 30 de mayo hayan impactado.

Sin embargo, el semáforo epidemiológico establece que el riesgo es alto cuando la razón es mayor de 1,2, por lo que la Capital se encuentra todavía en una situación crítica, con una ocupación de camas de más del 80%. Si se combinan los tres indicadores, surge que la Ciudad de Córdoba está en alarma epidemiológica.

Barbás aseguró que la situación es crítica

Hoy se cumplen siete días de las medidas dispuestas por el gobierno provincial para bajar la circulación y frenar la curva de contagios. Gabriela Barbás, secretaria de Promoción y Prevención de la Salud, se expresó sobre esto y aseguró que si bien “hay menos circulación de personas a la noche” existen “determinadas localidades no ha habido mucho acatamiento”.

Además, sostuvo que las restricciones no son “un capricho del Gobierno” y que “las medidas sanitarias se toman para salvar vidas”. Consultada sobre cuál será el camino a tomar por la Provincia, informó: “Vamos a continuar con las mismas restricciones que están vigentes hasta la semana que viene. Luego se evaluará la situación sanitaria para determinar cómo se continúa”.

Barbás remarcó que la situación que atraviesa el sistema de salud provincial es crítica ya que todo el entramado sanitario está estresado y no es infinito. “Necesitamos bajar la cantidad de casos”, aseguró, a la par que les pidió a los cordobeses que acaten las restricciones y dejen de lado las reuniones sociales.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar