El mandatario norteamericano calificó como un “enemigo” de EE.UU. al bloque, a horas de reunirse con Putin

BRUSELAS. - A un día de la trascendental cumbre que mantendrá en Helsinki con su par ruso, Vladimir Putin, el presidente Donald Trump cerró ayer su gira por la Unión Europea (UE) con una nueva bomba diplomática para las relaciones con el viejo continente, al que calificó como un “enemigo” de Estados Unidos. Lo dijo en una entrevista con el canal CBS como cierre de una gira turbulenta que comenzó con exigencias inauditas en la OTAN y una visita no menos conflictiva al Reino Unido, que terminó agravando la grieta con los socios europeos.

“Tenemos muchos enemigos. Creo que la UE es un enemigo por lo que nos hace en el comercio. No lo pensarías de la UE, pero es un rival”, respondió Trump a la pregunta de cuáles eran los principales rivales de su país, e incluso citó a China y Rusia, aunque de forma más matizada. “Rusia es un enemigo en ciertos aspectos. China lo es económicamente, pero eso no significa que sean malos, significa que son competitivos”, explicó Trump.

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, reaccionó de inmediato a través de su cuenta de Twitter: “EE.UU. y la UE son los mejores amigos. Quien diga que somos enemigos está difundiendo noticias falsas”, sostuvo el líder regional, en una referencia irónica a la polémica que horas antes había protagonizado Trump en su visita a la primera ministra británica, Theresa May.

En medio de la crisis por el Brexit (ver Demandar...), Trump no sólo calificó a la propuesta de May de “blanda”, asegurando que destruiría toda posibilidad de un tratado de libre comercio entre su país y el Reino Unido, sino que elogió al ex canciller Boris Johnson, que el lunes anterior renunció en protesta por la posición de la premier en el proceso de separación del bloque. “Johnson será un excelente primer ministro”, vaticinó incluso.

Pero May lo terminó recibiendo en su propia casa de campo como una concesión para alejarlo de Londres y las protestas organizadas en su contra (foto). Y en la conferencia de prensa posterior, Trump dijo que todo era “fake news”, que jamás había criticado a May. “Esto no es así (...). La historia publicada estaba en general bien, pero no pusieron lo que dije. Por eso grabamos las cosas. Son fake news. Nosotros queremos comerciar con el Reino Unido y el Reino Unido con nosotros, podemos triplicar, cuadruplicar el comercio”, aseguró allí, luego de recomendarle literalmente a May que “demande” a la UE en lugar de negociar los términos del Brexit, otra bomba diplomática dirigida al corazón del viejo continente.

Cumbre con Putin en Helsinki

HELSINKI.-  La fría y neutral Helsinki, capital de Finlandia, recibirá hoy a los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Rusia, Vladímir Putin, para la primera cumbre oficial de ambos mandatarios desde que el primero llegó al poder. Tanto la Casa Blanca como el Kremlin acordaron que éste es el lugar ideal para poner sobre la mesa las diferencias que en los últimos años dividieron a las naciones: la anexión de Crimea y el conflicto de Ucrania, la supuesta injerencia rusa en las elecciones norteamericanas de 2016 -que llevaron a Trump al poder-, y sus intereses en Siria y Oriente Medio. En vísperas del encuentro, un jurado federal de Estados Unidos imputó a 12 agentes de inteligencia rusos por hackear la campaña de la candidata demócrata Hillary Clinton en los comicios de 2016.

Demandar a Europa 

LONDRES.- La primera ministra británica, Theresa May, reveló ayer que su par norteamericano, Donald Trump, le recomendó el viernes que demande a la Unión Europea (UE) en lugar de negociar los términos del Brexit, luego de cuestionarla por abogar por una separación “blanda” del continente. “Él me dijo que debía demandar a la UE y no continuar negociando (con Bruselas). Demandarla”, remarcó May en una entrevista con BBC, donde ratificó su deseo de seguir en la mesa de diálogo para “negociar el mejor acuerdo”. Sin embargo, May aclaró que en su reunión Trump cambió de parecer y la animó a no abandonar las negociaciones con Bruselas para no dejar a su país “atascado”. Con su partido más dividido que nunca entre los euroescépticos radicales y moderados, May se pende en la cuerda floja en su intento de negociar una salida limpia de la UE que le permita mantener los vínculos actuales con el continente.   

© 1997 - 2018 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar