Escándalo histórico en el Brasil - Argentina

El partido estaba igualado sin goles en el Arena Corinthians de San Pablo por las Eliminatorias Sudamericanas cuando fue suspendido durante el primer tiempo por la irrupción de funcionarios sanitarios del Gobierno brasileño

Un nuevo escándalo mundial entregó ayer el fútbol sudamericano, luego que la Selección Argentina debió retirarse del campo de juego, lo que provocó la suspensión del duelo, cuando autoridades sanitarias brasileñas quisieron detener a cuatro jugadores albicelestes por supuestamente haber incumplido el protocolo previsto como prevención por el coronavirus.

Dos representantes de la Sanidad del Gobierno de Brasil se metieron dentro de la cancha a los cuatro minutos de juego e incluso uno de ellos tuvieron empujones con Nicolás Otamendi y Marcos Acuña. Ante esto, los representantes de Conmebol recomendaron al entrenador Lionel Scaloni que se vaya a los vestuarios, hasta resolver esta situación, que finalmente quedó suspendido.

El clima enrarecido estuvo hasta minutos antes de iniciar: el rumor es que la FIFA -como organizador de las Eliminatorias- advirtió a Brasil sobre una posible pérdida de puntos si no iniciaba el encuentro.

Lo cierto es que Brasil perdió nueve futbolistas que juegan en Inglaterra para esta convocatoria ante la problemática para retornar a ese país y perderse partidos de la Premier o la Liga de Campeones con sus clubes. Argentina, en tanto, resolvió convocarlos de igual manera ante el boicot que cuatro Ligas europeas realizaron en la previa de esta triple fecha.

Más temprano, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) emitió un comunicado en el que instó a las autoridades de Brasil a deportar a los futbolistas argentinos Emiliano Martínez, Emiliano Buendía, Cristian Romero y Giovani Lo Celso, tres de los cuales estaban en la cancha.

El Gobierno de Brasil había reconocido el sábado que investigaba el posible salto del protocolo por parte de cuatro jugadores de la Selección Argentina, porque según las leyes vigentes aquellos que hayan pasado por Inglaterra están obligados a cumplir una cuarentena de 14 días, como prevención de la pandemia de coronavirus.

Según señaló Anvisa, "cuatro jugadores argentinos ingresaron a Brasil incumpliendo las normas sanitarias del país al declarar supuestamente información falsa en un formulario oficial", a raíz de que aseguraron "no haber pasado por ninguno de los cuatro países (Inglaterra, Sudáfrica, India e Irlanda del Norte) con restricciones en los últimos 14 días".

Igualmente, las diez federaciones miembro de Conmebol firmaron un acta con el acuerdo de sus respectivos gobiernos para aceptar el corredor sanitario para estos encuentros internacionales.

Tapia cruzó al gobierno de Brasil

En diálogo con TyC Sports, el titular de la AFA, Claudio Tapia, afirmó que todo el plantel argentino estaba en regla y avalado por el protocolo vigente de la FIFA y Conmebol para jugar el superclásico sudamericano por las Eliminatorias Sudamericanas.

"No se puede hablar de mentira ni nada. La legislación sanitaria es la misma que para la Copa Libertadores o Sudamericana. Las diez federaciones aprobaron el protocolo. Cumplimos todo", remarcó Tapia. "Lo que sucedió es algo lamentable para el fútbol, se dio una imagen muy mala. Entraron cuatro personas sin barbijo a notificar no sé qué cosa", manifestó "Chiqui". Tapia contó que el partido se detuvo por un "factor externo" y eso fue notificado por el veedor de Conmebol.

"Nosotros somos los damnificados", aseguró Scaloni

El entrenador del seleccionado argentino, Lionel Scaloni, lamentó la suspensión del superclásico ante Brasil y aseguró que su equipo fue el "damnificado" ya que querían "deportar" a los cuatro jugadores involucrados en el conflicto.

"Yo no busco culpables. Es muy triste lo que acaba de suceder. Tendría que haber sido una fiesta. Quiero que entiendan que yo tengo que defender a los jugadores", explicó Scaloni en declaraciones a TyC Sports.

El DT contó que los agentes de Anvisa ingresaron al campo de juego ya que querían "deportar" a los jugadores argentinos involucrados en el conflicto. Emiliano Martínez, Cristian Romero y Giovani Lo Celso, quienes fueron titulares, más Emiliano Buendía que quedó afuera de la convocatoria son los futbolistas involucrados.

"Nadie nos avisó que no podían jugar. El delegado de Conmebol nos mandó al vestuario", reveló el santafesino. "Nosotros somos los damnificados porque queríamos jugar y Brasil también", completó el entrenador nacional.

Define FIFA

La Conmebol se expresó luego de la suspensión del partido de la Selección Argentina y Brasil en la ciudad de San Pablo y remarcó que "las decisiones que atañen" a la organización de las Eliminatorias sudamericanas rumbo al Mundial de Qatar 2022 "son potestad exclusiva" de la FIFA, que definirá "los pasos a seguir".

"Por decisión del árbitro del partido, el encuentro organizado por FIFA entre Brasil y Argentina por las Eliminatorias para la Copa del Mundo queda suspendido", señaló Conmebol en su cuenta oficial de la red social Twitter. Y agregó: "El árbitro y el comisario del partido elevarán un informe a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, la cual determinará los pasos a seguir. Estos procedimientos se ciñen estrictamente a las reglamentaciones vigentes".

En esa línea, la entidad remarcó: "Las Eliminatorias para la Copa del Mundo es una competición de la FIFA. Todas las decisiones que atañen a su organización y desarrollo son potestad exclusiva de esa institución".

Por su parte, FIFA a través de su cuenta oficial de Twitter argumentó: "La FIFA puede confirmar que, tras una decisión de los árbitros, el partido de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA 2022 Brasil vs. Argentina ha sido suspendido. Se darán más detalles a su debido tiempo".

Los jugadores iban a ser deportados después del partido

El presidente interino de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ednaldo Rodrigues, aseguró ayer que los cuatro jugadores argentinos estaban autorizados a jugar el partido por las Eliminatorias Sudamericanas y que después iban a ser deportados del país. El titular de la CBF criticó el accionar de la Anvisa que interrumpió el superclásico a los pocos minutos y calificó como "lamentable" lo que sucedió en el estadio Arena Corinthians.

"Todos se asustaron. Fue un episodio lamentable. El Brasil-Argentina despierta interés en todo el mundo. Según sabemos, la Anvisa hace tres días está acompañando a la selección de Argentina", comenzó Rodrigues en su relato a la transmisión oficial.

"Nos extrañó que lo esperaron a hacerlo después que comenzó el partido. Antes del inicio, el delegado del partido nos dijo que podían jugar, y después iban a ser deportados. Pero después, por un motivo que la CBF no sabe, cambiaron", agregó el presidente interino de la CBF sobre el accionar de la Anvisa.

"Nosotros respetamos siempre los protocolos. En ningún momento quisimos hacer cualquier tipo de subterfugio para no cumplir la legislación", completó Rodrigues. La propia CBF luego publicó un comunicado en sus redes sociales en el que ratifica la "sorpresa" que les generó el accionar de la autoridad sanitaria de Brasil.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar