Un largo trecho

El ojo de Horus

Un largo trecho

En las últimas semanas se reactivó la investigación por la desaparición de Mariela Bessonart, en Villa María, el 28 de septiembre del 2005. Si bien hace ya bastante tiempo que la propia Justicia se refiere al hecho como un crimen, el autor ha sellado todo con un silencio inquebrantable hasta ahora. Desde el inicio de las averiguaciones, a cargo del ex fiscal Gustavo Atienza, las sospechas recayeron en el exmarido Rodolfo Rody Delpino. Por eso estuvo detenido durante 377 días bajo la imputación de privación ilegítima de la libertad agravada. Pero, finalmente, Atienza elevó la causa a juicio en el 2015, algo que nunca se concretó.

En los últimos meses, y contrarreloj, para evitar el archivo, la fiscal Juliana Companys retomó la investigación ordenando excavaciones en la localidad de Tío Pujio, posiblemente intentando encontrar los restos de Mariela o alguna prueba vinculada con el asesinato. Hace pocos días, y a fin de evitar la prescripción de la acusación, agravó la imputación a Delpino a “Homicidio Calificado por Alevosía”, aunque sin detenerlo. Según trascendió, la fiscal investiga una relación paralela que Delpino habría comenzado en el 2001 con su actual pareja, Elizabeth Franco, ex intendenta de La Posta, y de la cual Bessonart se habría enterado. Además, Companys investiga sobre un campo que pertenecía a la víctima y que quedó en poder de Delpino y los hijos del matrimonio luego de la desaparición.

Estas hipótesis parecieran ser atractivas e interesantes, pero el desafío es poder probarlas. Sabido es que para condenar solo sirven las certezas. Ocurre que, a veces, entre el dicho y el hecho… puede haber un largo trecho.

Exámenes judiciales

Malestar generó en muchos trabajadores judiciales la confirmación de que el sábado 18 venidero comenzarán los exámenes para cubrir cargos jerárquicos de los fueros Penal y Civil de los tribunales provinciales. Un mes después se tomarán los exámenes específicos. Desde el Superior Tribunal aseguran que estos concursos estaban previstos para marzo pasado y que por la pandemia debieron posponerse. Por lo tanto, ahora se van a hacer sí o sí.

Pizzería con sorpresa

La Cámara Sexta comenzó a juzgar a dos sujetos acusados por facilitación de la prostitución, un delito penado con cárcel de 4 a 10 años, lo que se agrava con una escala de 6 a 15 años cuando la víctima es menor de edad. El escenario de los presuntos hechos es una pizzería ubicada en la intersección de calles Tablada y Alvear, cerca del Mercado Norte. Los imputados son Brian Brito y Fernando Gómez. Según uno de los defensores, justo el día del allanamiento, el 20 de diciembre del 2019, Gómez tomaba posesión de este comercio que le había comprado a Brito una semana antes.

Según la investigación, esta pizzería habría funcionado también como un prostíbulo bastante concurrido. A modo de ejemplo se menciona lo que pasaba los días viernes, cuando asistían trabajadores de una cooperativa de construcción de viviendas, para encontrarse con mujeres con quienes se vinculaban en los mismos baños de la pizzería. Otros, aparentemente, se iban a lugares cercanos más cómodos. Por supuesto, el dueño no solo sabía lo que pasaba, sino que lo permitía y lucraba con esta otra actividad.

Tanto Brito como Gómez están detenidos, y si se confirma la presunción del defensor, definitivamente lo que le pasó a Gómez fue trágico. Habría comprado la pizzería de buena fe desconociendo que allí se facilitaba la prostitución, quedó involucrado y fue a parar a Bouwer. En los próximos días se sabrá la verdad de lo sucedido y serán los jueces, en definitiva, quienes tendrán la última palabra sobre esta pizzería con sorpresa.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar