La familia Roldán reivindica un reclamo que sigue latente hace 8 años

Los padres de Marco Roldán se reunieron con las autoridades del Ministerio de Justicia provincial y de la embajada argentina para coordinar el avance de la causa

Por Gabriel Vidal Núñez (de nuestra Redacción)

“No tenemos nada” fueron las palabras de Luis Roldán, el padre de Marco Roldan quien continúa desaparecido desde 2013 en Chile y de quien todavía no se tiene una hipótesis firme de lo que ocurrió aquella tarde.

A casi 9 años de la desaparición de Marco, la familia renueva sus expectativas tras un nuevo pedido ante las autoridades locales y nacionales por reactivar la causa que permanece estancada hace dos años.

Los padres de Marco, Luis Roldán y Candy Guzmán, se reunieron el pasado 9 de septiembre con Rafael Bielsa, embajador argentino en Chile, con el objetivo de charlar sobre el porvenir de la causa. También, participaron de la reunión el abogado de la familia, Carlos Nayi; el ministro de Justicia provincial, Julián López y el secretario de Derechos Humanos de Córdoba, Calixto Angulo. Durante la charla, el embajador Bielsa se comprometió a solicitar un informe a la justicia de Chile sobre el estado de la investigación del caso. En diálogo con Hoy Día Córdoba, Luis Roldan detalló que el primer contacto con el ministro López y el secretario Angulo fue a principios de agosto.

En esta línea, remarcó las dificultades que se dieron durante estos años para que la causa avance por parte de la fiscalía chilena. “Desde octubre [de 2019] se dejaron de hacer diligencias, y después vino la Pandemia. Mi esposa siempre ha estado en Chile, incluso viviendo en La Serena porque era la única forma de lograr que el fiscal nos atendiera la causa”, enfatizó Luis.

 

Los hechos

Marco Roldán, de 29 años, desapareció en enero de 2013 cuando se encontraba en una excursión por el Cerro Candana, ubicado en la región de Coquimbo (Chile).

La zona se caracteriza por ser un terreno con diferentes irregularidades, característico de los sectores pre cordilleranos. Marco estaba acompañado de otras dos personas: su compañero de viaje, Mario Olivera; y un hombre oriundo de Francia que conocieron durante su estadía en la localidad de Cochiguaz, Frederic Deltour. Según detalló Luis: “Marcos llegó a los 2.500 metros con un amigo y un francés que se incorporó al grupo el día anterior”.

El joven cordobés arribó el 24 de diciembre de 2012 a Cochiguaz y desapareció el 6 de enero de 2013. La familia planeaba reencontrarse con él en Perú, pero el 8 de enero de ese año, Luis y Candy se enteran de la trágica noticia y viajan a Cochiguaz.

“En los primeros quince días, los carabineros decían que fue un accidente. Después la versión era que Marco se había ido. Siempre la intención fue desviar la atención”, comentó Luis quien al día de hoy tiene prohibido el ingreso al predio donde desapareció su hijo.

Una investigación estancada.

Con respecto a la investigación, en un primer momento el fiscal chileno Andrés Kelly fue quien realizó las diligencias iniciales. Finalmente, en 2018 la causa recayó en manos del fiscal regional Adrián Cortés quien se encuentra, al día de hoy, investigando los hechos debido a la magnitud del caso.

Por el momento, hay solamente un imputado por la causa. Se trata de Hernán Ahumada, propietario del camping Río Mágico, ubicado en el Valle de Elqui y de las 6.500 hectáreas que rodean al Cerro Candana. Si bien, Marcos y su amigo Mario nunca se hospedaron en el camping, sino que un lugareño de nombre “Hernan” les permitió acampar en su propiedad y desde ese lugar tuvieron acceso al sendero que llevaba al Cerro. 

En ese lugar es donde conocen al francés Frederic y también desde la propiedad de esta persona es que pudieron ingresar al sendero del cerro Candona. Ahumada fue sindicado como uno de los sospechosos en la causa, sin embargo, no está procesado y se encuentra en libertad debido a que la figura del imputado no es igual a la que utilizamos en nuestro ordenamiento.

A partir de una pista sobre la existencia de una cámara de Marco en una de las camionetas de Ahumada, el fiscal Cortés pidió en 2018 la inspección de todo el camping. Sin embargo, pese a la imputación de esta persona y tomarse declaraciones, aún no hay datos concretos sobre esta hipótesis. En esta línea, Luis señaló que hay “muchos elementos que investigar detrás de la familia Ahumada”.

Por otro lado, el “francés” quien fue el último que vio con vida a Marco, fue otra de las personas importantes para la causa. Deltour declaró cuatro meses después que suceda el trágico hecho. Según las autoridades, su relato no manifestó ningún dato de interés para la causa, y fue desestimado de la investigación. Por ello, todas estas situaciones y sumadas las diligencias que todavía quedan pendientes, reafirman la importancia del reclamo latente que mantiene la familia.

Nuevas expectativas

Finalmente, tras la reunión con el embajador, el entorno familiar espera que estas nuevas decisiones aporten realmente a la búsqueda de la verdad sobre qué paso con Marco. Luis Roldan expresó agradecimientos con las autoridades provinciales y remarcó que “sentimos que necesitamos del poder que tienen las instituciones, como la provincia, la nación”.

“Esto nos permite tener esperanza. Y sabemos que en algún momento la verdad sale”, detalló y aseguró que el embajador se mostró “comprometido” con la causa. Como todos los años, el próximo 6 de enero, Luis planea viajar a Chile para difundir información sobre Marco en una causa que aún no tiene a ninguna persona procesada. “Vamos a seguir intentándolo como familia. Tenemos que cerrar el tema y no nos resistimos a la idea que pudo haber pasado algo”, sentenció.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar