Antes de salir a pasear con tu perro debes saber esto

La hidratación, la desparasitación y la elección de los momentos del día son la clave para contrarrestar los efectos del calor que puede padecer tu mascota

Durante el verano, el paseo rutinario de tu perro es una tarea que debe prestarse con mayor atención que el resto del año. Esto es producto de las altas temperaturas, los perros se encuentran en un estado más vulnerable. Sumado a las condiciones de cada raza canina, es que los especialistas sostienen que los pilares claves para su cuidado deben atravesar estas tres cuestiones:

-La hidratación del perro: El agua es vital para el día a día de tu mascota. Por ello, es necesario que siempre tenga a su disposición agua fresca. También, hay que recalcar que existe el mito que si le das agua helada a tu perro puede producirle consecuencias en su estómago. Esto es simplemente una creencia, ya que el perro necesita de agua fresca para apaciguar los efectos del calor. Incluso, darle un cubo de hielo fresco puede ser un premio para tu perro después de cada paseo.

Por otro lado, también hay personas que utilizan el hielo para mermar el consumo rápido de agua y así tratar que el perro tome más despacio. Por lo que esto último, el consumo enérgico de agua, si puede ser perjudicial para la salud del perro.

-La desparasitación del perro: El calor es que el trae a mayores cantidades de insectos y bacterias. Debido a esto, es que el calor es una condición que hace propensa la expansión de plagas. Lo que mas afecta a los perros son las pulgas y garrapatas.

Si bien todo perro tiene un plan de vacunación que debe seguir durante el año, es preciso que antes del comienzo de los días de calor, se le coloquen pipetas para evitar las pulgas o pastillas antiparasitarias.

También, después de cada paseo siempre es recomendable tomarnos un momento para revisarlo.

La elección de los momentos oportunos para las salidas. Por lo general, es recomendable que los momentos de paseos de tus mascotas sean en horarios muy temprano a la mañana, o al atardecer/noche. Esto se debe a que – como en el caso de todas las personas- los horarios que el sol está en su punto más alto es cuando menos se debe circulan por las calles. Por ello, nuestra mascotas no se apartan de este supuesto.

 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar