EE.UU. debate la liberación de las vacunas

La Administración de Biden confirmó que analiza la suspensión temporal de las patentes del remedio contra el Covid-19

El gobierno de Joe Biden está evaluando por estos días si suspende temporalmente las patentes de las vacunas contra el coronavirus, para permitir a los países más pobres que produzcan los fármacos en sus territorios y extender así la campaña de inmunización a nivel mundial.

La medida forma parte de un reclamo impulsado ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por Sudáfrica e India, respaldado por más de 100 países, entre ellos Argentina. El rápido avance de la campaña de vacunación en el propio Estados Unidos (donde ya se inoculó completamente a más de 100.000.000 de personas, más de la mitad de la población adulta) y la desenfrenada nueva ola de contagios en India o Sudamérica suma presiones para el Gobierno de Biden, que recibe reclamos de todas partes, incluso su propio partido.

Un grupo de legisladores demócratas, encabezados por senador Bernie Sanders, presentó a inicios de abril un pedido público a Biden para que les exija a las farmacéuticas que cedan temporalmente las patentes de las vacunas. “Les urgimos a apoyar la adopción de esta exención temporal, con la que se asegurará la respuesta más efectiva y eficiente a una pandemia global que se ve solo una vez en la vida”, sostiene el texto dirigido a Biden. En otra carta pública, 170 premios Nobel y ex jefes de Estado de 100 países le pidieron que “anteponga el derecho colectivo a la seguridad de todos a los monopolios comerciales de unos pocos”.

Por el momento, la Administración demócrata asegura que está estudiando “cómo maximizar la producción” y el suministro global de las vacunas al menor costo. “Hay muchas formas diferentes de hacer eso. En este momento, esa (la suspensión de las patentes) es una de las formas, pero tenemos que evaluar qué tiene más sentido”, señaló la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, que aclaró que el presidente Biden no tomó ninguna decisión sobre el asunto.

Ayer, Jake Sullivan -asesor de seguridad nacional del presidente estadounidense-, aseguró que el Gobierno está trabajando para lograr que las farmacéuticas distribuyan la vacuna por todo el mundo a un precio de costo. “El resultado final es que creemos que las compañías farmacéuticas deberían suministrar (la vacuna) a precio de costo para todo el mundo para que no haya barreras a ser vacunado”, aseveró Sullivan en una entrevista con el canal ABC.

Sin embargo, la medida no acabaría con el problema del suministro del insumo, que hoy se encuentra frenado en todo el mundo. Por eso, Sullivan admitió que la representante de Comercio de Estados Unidos, Katherine Tai, está llevando a cabo “conversaciones intensivas” con la OMC para “superar el problema de acceso a la vacuna” y apuntó que debería haber un “camino a seguir en los próximos días”. Hace unos días, la propia Tai calificó a la enorme brecha que existe en el acceso a los medicamentos de los países del primer mundo y los que están en desarrollo como “completamente inaceptable” y advirtió que la industria farmacéutica “necesita hacer sacrificios en tiempos de crisis”; algo que despierta esperanzas en que finalmente prospere la iniciativa.

 

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar