Los talibanes llevan la guerra a Kabul

Los talibanes se adjudicaron un atentado dirigido contra el ministro de Defensa

Los talibanes se atribuyeron ayer la autoría de un ataque contra la residencia en Kabul del ministro de Defensa afgano, que causó al menos 12 muertos y 22 heridos, mientras las fuerzas de seguridad afganas se preparan para una gran contraofensiva por el asedio insurgente.

El principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, confirmó que el ataque suicida del martes a la noche iba dirigido al ministro de Defensa, Bismillah Khan Mohammadi, que resultó ileso, como parte de una “operación de venganza contra esos importantes (...) funcionarios de la administración de Kabul, que dan órdenes de bombardear las casas civiles” en el país, argumentó.

Poco antes de la reivindicación, el presidente afgano, Ashraf Ghani, había acusado a los insurgentes del “ataque terrorista”, cuyo propósito, dijo, era silenciar el canto de “Alá es grande” que los ciudadanos llevaron a las calles para mostrar su apoyo a las fuerzas de seguridad en su lucha contra la violencia talibán.

En este atentado con coche bomba y posterior tiroteo, que se prolongó por cinco horas, perdieron la vida doce personas, entre ellas los cuatro atacantes, y 22 resultaron heridas, según las agencias internacionales.

Por su parte, Human Rights Watch (HRW) denunció que en su rápida ofensiva en Afganistán, los talibanes han llevado a cabo ejecuciones sumarias de soldados, policías y civiles con presuntos vínculos con el Gobierno afgano.

“Ejecutar sumariamente a cualquier persona bajo custodia, ya sea un civil o un combatiente, es una grave violación de las Convenciones de Ginebra y un crimen de guerra”, afirmó la directora para Asia de HRW, Patricia Gossman.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar