El silencio presidencial consolida la incertidumbre

El presidente Fernández atravesó el segundo día de una inusitada crisis institucional sin dar señales de definiciones. Se desconoce cómo quedará conformado el Gabinete de gobierno luego de la ola de dimisiones

El segundo día de máxima tensión en la coalición de gobierno culminó ayer en medio de un mar de incertidumbres, ante la falta de definiciones del presidente Alberto Fernández que destraben la crisis interna que atraviesa el Gabinete y le permitan retomar el liderazgo de la gestión. La delicada situación institucional se agravó al caer la tarde, cuando la vicepresidenta puso la pelea sobre la mesa a través de una dura carta que publicó en sus redes. En la misiva, Cristina Fernández de Kirchner lanzó fuertes acusaciones al entorno presidencial y consideró necesario un cambio en el Gabinete tras la derrota electoral “sin precedentes” en las Paso (ver aparte). Para entonces, el diálogo entre las máximas autoridades del país estaba cortado.

La jornada había comenzado para Fernández con una reunión con el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, mandatario éste de uno de los siete de 24 distritos en los que el Frente de Todos consiguió mejores números que Juntos por el Cambio en las primarias del último domingo. Fue la primera actividad formal de su agenda, tras un miércoles revolucionado por las renuncias presentadas por ministros y funcionarios afines a CFK como método de presión para que Fernández reorganice y relance un nuevo gobierno tras la debacle electoral.

Luego de la foto con Uñac, el primer mandatario utilizó las redes sociales para manifestarse sobre la situación. “La gestión de gobierno seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente. Para eso fui elegido. Lo haré llamando siempre al encuentro entre los argentinos”, fue una de las frases más contundentes del hilo de tuits que lanzó pasado el mediodía. “La coalición de gobierno debe escuchar el mensaje de las urnas y actuar con toda responsabilidad. Debemos hacerlo, y lo haremos, para asegurar que se satisfagan las necesidades de nuestro pueblo”, apuntó al iniciar el mensaje en la red Twitter. Al mismo tiempo, desde Presidencia informaban que el propio jefe de Estado había pedido a los referentes de los movimientos sociales Evita y Somos Barrios de Pie que suspendieran la convocatoria a movilizarse por la tarde a Plaza de Mayo en apoyo a su figura. “Por una cuestión de responsabilidad política, levantamos la movilización”, dijo Gildo Onorato, integrante de la conducción nacional del Movimiento Evita.

Entrada la tarde, la demora respecto a cómo quedaría finalmente constituido el equipo de ministros tuvo un nuevo giro cuando la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, salió a explicar a la prensa que cubre Casa Rosada que el Presidente no había aceptado aún ninguna renuncia y que “todas ellas están a su disposición”. La aclaración de Ibarra ocurrió luego de que voceros del Ejecutivo hayan anticipado de manera extraoficial que la salida del ministro Eduardo “Wado” de Pedro había sido admitida por el primer mandatario.

Ya en la Quinta de Olivos, Fernández recibió al gobernador tucumano Juan Manzur, dirigente que horas más tarde tomó relevancia, luego de que CFK mencionara en su carta que en 2019 lo recomendó como candidato a ocupar la jefatura de Gabinete, lugar que finalmente ocupó Santiago Cafiero, hombre leal a Fernández y uno de los nombres apuntados ahora desde el kirchnerismo para que sea removido.

La confusión generada por la propia cúpula presidencial culminó con nuevas declaraciones del Presidente, esta vez a periodistas afines, pero sin definiciones claras. “Ella me conoce, sabe que por las buenas a mí me sacan cualquier cosa. Con presiones, no me van a obligar”, dijo ante el periodista gráfico Mario Wainfeld. Al cierre de esta edición estaba en suspenso la presencia de Fernández en la cumbre de la Celac que este fin de semana se llevará a cabo en la Ciudad de México.

Duras críticas de CFK a las políticas de Fernández

La vicepresidenta Cristina Kirchner (CFK) publicó ayer una carta con duras críticas a las políticas económicas y al entorno de Alberto Fernández, a la vez que le reclamó al Presidente que “honre la voluntad del pueblo argentino”. En la carta, Cristina sostiene que no es ella quien jaquea al jefe del Ejecutivo, sino “el resultado de la elección y la realidad”.

Al hablar de la derrota en las Paso, pregunta: “¿En serio creen que no es necesario, después de semejante derrota, presentar públicamente las renuncias y que se sepa la actitud de los funcionarios y funcionarias de facilitarle al Presidente la reorganización de su gobierno?”.

En otra parte de la carta, la vicepresidenta expone que, luego de las últimas elecciones, se reunió con Fernández y le manifestó que consideraba “necesario relanzar su Gobierno y le propuse nombres como el del gobernador Juan Manzur para la Jefatura de Gabinete”.

Asimismo, CFK recordó que le planteó al Presidente lo que consideraba “una delicada situación social” con “atraso salarial, descontrol de precios - especialmente en alimentos y remedios- y falta de trabajo”. “Igualmente siempre remarqué la falta de efectividad en distintas áreas de Gobierno”, acotó.

Y resaltó: “Se estaba llevando a cabo una política de ajuste fiscal equivocada que estaba impactando negativamente en la actividad económica y, por lo tanto, en el conjunto de la sociedad y que, indudablemente, esto iba a tener consecuencias electorales”.

Para finalizar, subrayó: “Le pido al Presidente que honre aquella decisión (haberlo ungido como candidato a la Presidencia) pero por sobre todas las cosas, tomando sus palabras y convicciones también, lo que es más importante que nada: que honre la voluntad del pueblo argentino”.

Cuestionamientos del frente opositor

El coordinador del interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados, Mario Negri, dijo ayer que la alianza opositora va a estar “siempre en defensa de la institucionalidad”, pero aclaró que no va a “participar de los problemas internos del Gobierno”.

A su tiempo, el candidato a diputado por la Provincia de Buenos Aires, el radical Facundo Manes opinó: “En lugar de redefinir el rumbo del país y traer calma, estresan y confunden aún más a la sociedad en medio de una crisis. Una irresponsabilidad sin precedentes”.

Filtran un audio que agrava la polémica

La diputada nacional del Frente de Todos, Fernanda Vallejos, quedó ayer en el centro de una polémica que profundiza la crisis en el oficialismo, ya que se filtró un audio en el que tilda al presidente Alberto Fernández de “enfermo, atrincherado y okupa” y lo acusa de estar “de prestado” en la Casa Rosada rodeado por “inútiles”.

Apuntando también a Santiago Cafiero, agregó: “No hay conducción política en el Gabinete porque el jefe es un payaso”. Horas después, Vallejos utilizó sus redes para pedir disculpas y afirmar que se trató de un exabrupto.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar