¿Ser artista en la vejez?

Porota

Lukas Iván Esquivel

Músico, docente, gerontólogo, director del proyecto “Fuerza Mayor” Círculo de Tambores de Personas Mayores

Asistimos a un momento de la historia de la humanidad que revela profundos cambios en la construcción de las sociedades y sus lógicas de desarrollo. Nos encontramos con un mundo envejecido que tensiona e interpela permanentemente nuestra mirada hacia las vejeces en toda su dimensión.

Desde hace algunos años el campo de investigación gerontológica nos proporciona muchísimos elementos a partir de los cuales podemos afirmar que estamos delante de un verdadero cambio de paradigmas en relación a la vejez y las vejeces, permitiéndonos reflexionar, indagar, deconstruir, repensar, y volver a mirar este proceso.

Del mismo modo asistimos a un tiempo en el que la juventud (cuando no directamente la adolescencia) cotiza, se adora, y se persigue a toda costa. Todo este proceso no hace más que reforzar la naturalización de la imagen estereotipada de la vejez y las vejeces, donde las personas mayores aparecen bajo el manto de la improductividad, no solo vinculada a aspectos de la vida cotidiana como el trabajo, la economía, la sexualidad; sino también – y es justamente la reflexión que propongo en este artículo - al desarrollo y producción artística, y el aporte socio cultural de este sector de la sociedad.

Solo por citar un ejemplo, en el año 2019, la revista Billboard, cuyas listas de éxitos se consideran las oficiales en el mercado musical estadounidense publicaba que la media de edad de artistas que han llegado al número uno en toda su historia es de 28,5 años. En 2018 fue menor: 26,5 años. Y en 2019 la cifra bajó todavía más: 23 años. En el cine sube un poco más: la media de edad de un actor con papeles protagonistas es de 42 años, y de una actriz, unos 36 años, según datos publicados por el Washington Post.
Si hacemos el ejercicio de pensar en artistas mayores de 60 años vamos a coincidir que, en su mayoría, son personas que a esa altura de la vida son reconocidos por su trayectoria en el arte (sea cual sea) cuyo aporte cultural está determinado por el recorrido de su carrera.

Nos cuesta pensar en una persona que superados los 60 años, se revele cantante, pintor/a, bailarín/a, músico/a, actor o actriz, y sea reconocido como productor de un aporte cultural significativo para la sociedad.
En la mayoría de los casos la relación de la persona mayor con el arte responde, en líneas generales, a situaciones que desde el punto de vista de la salud física, mental o emocional pueden ser tratadas y que impactan en una mejoría en la calidad de vida. La pregunta que surge casi automáticamente es: ¿en qué momento de la vida el arte en todas sus formas no es una experiencia beneficiosa para la salud mental, física, emocional, energética de las personas? La respuesta puede ser obvia, pero, sin embargo, cuando pensamos en personas mayores y su vínculo con el arte la tendencia es mirar los efectos positivos que genera en la salud de ese sujeto dicho abordaje, intervención y/o actividad.

Más allá de casos particulares y puntuales, que tienen una base médica concreta, existe una patologización de la vejez que limita y paraliza el impulso creador en las personas mayores. De hecho, y es quizá lo más impactante, muchas personas mayores creen que es así, y el famoso dicho de que “el tren pasa solo una vez en la vida” (solo por mencionar uno), toma tanto poder que se vuelve una profecía autocumplida que nos aplasta.

Con este humilde artículo no pretendo determinar nada, ni que lleguemos a un lugar en común, ni nada que se le parezca. Aunque sí, poder reflexionar y profundizar en nuestra manera de concebir las vejeces como espacios poderosamente creativos, llenos de vida, resiliencia, de sueños por cumplir y de historias por contar, cantar, escribir, bailar, pintar, actuar y soñar. Tendremos que aprender, como sociedad, a admirar por fuera de la estética hegemónica del mercado de la estética para acceder al mágico e infinito mundo de viejas, viejos, viejes artistas de la vida que pueden cambiar realidades, el mundo que les rodea, y tocar el corazón de quienes se dejen atravesar por el hechizo.

 

Porota sos vos, soy yo, somos todas las personas envejecientes www.porotavida.com

Si querés recibir nuestros Podcasts y columnas en tu celular escribinos al 351 153062752

Encontranos también en Instagram, YouTube, Spotify y Facebook como @porotavida

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar