¿La Bolsa Argentina próxima a iniciar el ciclo alcista?

Finanzas | Por Matías Fornasari 

Hacia fines de mayo de 2020 escribí una nota donde comentaba que probablemente ya era tiempo de volver a poner las miradas en la Bolsa Argentina, siempre pensando en inversiones de mediano a largo plazo y medidas en dólares. Pasado ya unos 7 meses, podemos decir que la mayoría de los datos negativos que se proyectaban para la economía del país se han ido materializando y que esta no encuentra rumbo alguno. Un problema que claramente se ve reflejado en los precios de los activos argentinos.

Estos todavía no encuentran fundamentos para retomar la senda alcista y hasta el momento toda suba momentánea es una oportunidad de venta por grandes fondos excesivamente comprados en papeles argentinos. Pero es probable que este año sea el punto de inflexión y finalmente aparezca el driver que guíe los precios hacia arriba y dé comienzo a una tendencia alcista.

Si hacemos un breve análisis del año pasado podríamos decir que durante el 2020 el mercado de acciones cayó para fines de Abril al mínimo de 260 puntos y luego cuando el gobierno dio señales de retomar las negociaciones de la deuda externa con los bonistas internacionales, las acciones comenzaron a pricear esta buena noticia y los precios comenzaron a escalar hasta la zona de los 400 puntos. Llegado luego a un arreglo, se plasmó que de fondo no iba a haber mejoras sustanciales para el país y las expectativas del rumbo económico volvieron a ser negativas. Así finalmente para Octubre pasado los precios se volvieron a derrumbar a la zona de los 260 puntos del índice.

En ese mes el dólar informal se disparó hasta los $195, hasta que finalmente el equipo económico decidió comenzar a retirar parte de los gastos fiscales impulsados por las medidas de la cuarentena, porque sino la economía iba camino a una híper inflación. Esta señal de cierta ortodoxia económica, impulsó una vez más los precios para arriba pero que por 2da vez en el año no consiguieron quebrar al alza los 400 puntos del índice.

Es desde acá donde empezamos a proyectar lo que puede suceder este año con las acciones de la bolsa argentina. Para los inversores el año estará marcado por los números de inflación y empleo, el déficit fiscal y emisión monetaria, la evolución de la brecha cambiaria, la negociación con el FMI, lo que ocurra con los mercados internacionales (que ya se encuentran en máximos) y finalmente lo que a mi entender es el evento más importante, que será: las elecciones legislativas del 2021.

Entendiendo la volatilidad y el riesgo que implica argentina en la cartera de cualquier inversor y hasta el costo de oportunidad que puede tener si es que no despegan los precios, me inclinaría a pensar que las acciones han tocado sus mínimos en estos valores y de ahora en adelante deberían empezar a retomar una suba de largo plazo. Para hacer una mejor reflexión nos podemos hacer las siguientes preguntas:

1) ¿Está barato la bolsa Argentina? SI
2) ¿Hay flujo de entrada? NO
3) ¿Hay expectativa? Tampoco

Un indicador muy interesante de esto es que por un lado los valores mínimos históricos de los índices sí confirman que los precios están baratos, pero por el otro, el volumen operado es una clara muestra de que no hay flujo ni interés. En 2017 el mercado operaba en acciones de forma diaria cerca de 60 millones de dólares y hoy apenas llega a los 7 millones de dólares diarios. Dando esto un claro indicio de que no hay interés alguno por los papeles argentinos y es acá donde podríamos empezar a acumular posiciones hasta que el interés vuela. En este desarrollo de expectativas es donde me parece más importante detenernos. Dado que cuando se generen las expectativas, el flujo volverá.

En las próximas semanas el gobierno debe encarar una difícil negociación con el FMI donde deberá finalmente plasmar cierto plan económico y no un “vamos viendo”. Esta negociación incluirá metas de déficit fiscal, agregados monetarios, acumulación de reservas y brecha cambiaria entre otras cosas. Un tema que al equipo económico lo pone entre la espada y la pared porque tiene que corregir un desequilibrio fiscal y no podrá usar el gasto de la manera que el partido político en el poder desea en un año electoral. Equipo económico que además debería llegar con esta negociación resulta para abril de este año, antes de la liquidación de la cosecha gruesa de granos y con una brecha cambiaria menor al 30%. Por lo que si se cierra una negociación en dicho plazo y de manera exitosa, el mercado podría empezar a comprar esta historia y verse una mejora en los precios de las acciones.

Por último creo que ya pasado esto y luego del mes de Abril o Mayo, los inversores empezarán a pricear las elecciones legislativas del 2021. Como lo he dicho en otra oportunidad, el mercado argentino como todo mercado emergente o más todavía pondera un 80% sucesos políticos y un 20% eventos económicos-financieros. Y es acá donde por ejemplo un resultado electoral de una derrota conservadora del oficialismo, donde este pierde solo un 10% de sus senadores ya lo dejaría sin mayoría simple en la cámara alta y con otra pérdida del 10% en diputados dejaría el congreso con el poder del lado de la oposición. Cosa que provocaría un fuerte rally en las acciones porque ahuyentaría los fantasmas de medidas económicas impulsadas por el sector más radical del ejecutivo.

Dicho todo esto, creo que se podría proyectar como escenario donde dada la híper liquidez a nivel mundial, los altos precios de los granos y lo difícil de una mejora sustancial en la economía para llegar a las legislativas, bajo los supuestos claro de: una buena negociación con el FMI, ningún evento de caída de precios en los mercados mundiales y una derrota conservadora por parte del oficialismo en las elecciones legislativas, podría proyectar un Merval medido en dólares para fin de año en la zona de 700/800 puntos.
Dentro de este, los papeles que veo más interesantes son:

Banco Superville: si bien no ha logrado despegar, casi ninguna acción del sector bancario lo ha hecho, debido a que está bajo mucha regulación por parte del BCRA. Pero es el banco más sub-valuado y si la bolsa recibe un cambio de expectativas siempre el sector financiero es el primero en reflejarlo en los precios.

Cresud: este papel ya comenzó su recorrido alcista, dado que hace 7 meses se encontraba en 3,5 USD y ahora en 4,6. Ha sido uno de los sectores más castigados por el contexto y la carga impositiva, pero con ayuda de la suba de los precios de los granos logró salir de los mínimos históricos y puede ir a buscar los 6 usd.

Loma Negra: la construcción ha sido uno de los sectores más golpeados por la cuarentena pero ya se ha empezado a recuperar de manera importante y debería seguir ese camino. También parece haber comenzado su tendencia alcista al haber quebrado por segunda vez hacia arriba los 5 USD.

Vista Oil: una acción que luego de su IPO, no hizo otra cosa más que derrumbarse, pero en los últimos meses los datos de producción en la zona de Vaca Muerta dan mejor en esta empresa que en la competencia y con miras en el largo plazo, el shale es un recurso que el país va a explotar con mucha más necesidad y el petróleo a nivel internacional tiene además buenas perspectivas.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar