La nevada en Texas revela los efectos del cambio climático

La mitad de la población no tiene agua o debe hervirla por la contaminación

Más de la mitad de los 29 millones de residentes del Estado de Texas continuaba ayer con restricciones en el suministro de agua potable, por la posible contaminación derivada de la rotura de cientos de tuberías, ni con energía eléctrica, cuyo precio se elevó hasta 70 veces por encima de lo habitual.

El sistema eléctrico de Texas tiene una particularidad respecto al del resto del país, ya que se trata de un mercado con escasa regulación y cerca de 220 proveedores. Por tal motivo, al no existir una tarifa fija, algunos clientes llegaron a pagar hasta 17.000 dólares.

Ante esta situación, la organización Climate Power, que lucha contra el cambio climático y la justicia medioambiental, indicó que que las autoridades locales “responden a la antigua influencia de la industria del gas y el petróleo” y que, a pesar de que es difícil de cambiar, esta crisis es una sacudida para los votantes. “Esperamos que el desastre sirva para ponerle urgencia a la discusión sobre cómo enfocar la capacidad energética para las próximas décadas, con una energía sostenible en la que todos puedan confiar”, indicaron.

El fin de semana se registró una suba en las temperaturas, por lo que las condiciones mejoraron respecto de días anteriores. Sin embargo, debido a la rotura de las cañerías congeladas, las autoridades ordenaron hervirla antes de consumirla. Según se adelantó, más de 700 sistemas de suministros de agua se habían visto afectados. La crítica situación obligó también a los hospitales a tomar medidas extremas como poner baldes en los techos para recolectarla y usarla en los baños.

Mientras millones de hogares encendían la calefacción, los generadores, que no estaban preparados para esos niveles de demanda, colapsaron. Al mismo tiempo, el frío extremo causó la congelación de parte de los equipos necesarios para que funcione la red eléctrica en el Estado. Esta combinación ocasionó que los cortes se extendieran durante más de tres días en algunos hogares. En tanto, el presidente Joe Biden declaró “zona de desastre” al Estado y anticipó que viajará en cuanto “sea posible”.

En medio de la crisis, Cruz viajó a Cancún

El senador republicano Ted Cruz enfrenta un sinfín de críticas y pedidos de renuncia luego de que reconociese que en medio del temporal que azota al estado de Texas viajó a Cancún junto a su familia. La semana pasada, cuando la nieve congeló la actividad en gran parte de la zona, Cruz, de 50 años, tomó un avión hacia las cálidas playas mexicanas.

Al estallar el escándalo, debió volver y explicó que “quiso ser un buen padre” con su hija, quien le había pedido ir de vacaciones. Sin embargo, se conoció que su esposa Heidi Cruz había animado en un chat a un grupo de vecinos y amigos a unirse al viaje porque su casa estaba congelada.

Para peor, un periodista del Houston Chronicle reveló que en el hogar de los Cruz había una persona a cargo del perro familiar. La foto recorrió las redes y fue capitalizada por los opositores. Sin embargo, no son muchos los republicanos que condenaron la actitud de Cruz, un potencial candidato a la presidencia en los años próximos.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar