Macri gana en el país, sus candidatos pierden en Córdoba

Por J. Emilio Graglia

Pasaron las Paso. Ayer los argentinos fuimos a las urnas para cumplir con las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, un cuestionado mecanismo electoral que, en rigor, solamente sirve para seleccionar a los candidatos de los partidos políticos o alianzas electorales. En este caso, los candidatos a diputados y senadores nacionales. Es una verdad de Perogrullo, pero vale la pena reiterarlo: las elecciones que definen quiénes ingresarán a la Cámara de Diputados y al Senado de la Nación, serán el 14 de noviembre. Para esa fecha faltan casi dos meses. En un país como Argentina, una eternidad. Siempre y, particularmente, en tiempos de pandemia, vacunación masiva y recuperación económica.

En general, las Paso se han convertido en una gran encuesta nacional. Una encuesta costosísima, por cierto. Algo casi incomprensible en un país con gravísimos problemas irresueltos. Como dijimos en esta columna, se podrían haber evitado, dejando que cada partido o alianza dirimiera las peleas internas por las suyas.

Sin embargo, se hicieron, porque, una vez más, los intereses de la dirigencia política se impusieron sobre el sentido común y las verdaderas preocupaciones de los ciudadanos de a pie. Frente a la incapacidad algunas fuerzas políticas de acordar sus listas de candidatos, todos debimos ir a las urnas para zanjar sus peleas.

Las Paso de ayer nos dejaron una medición de cómo están las fuerzas políticas a dos meses de las elecciones generales. Nada más. Una foto de una película que recién empieza a filmarse. Lejos estamos de saber cómo finalizará la película. Apenas conocemos a sus actores, aunque nada sabemos del guion y, mucho menos, del final.

A partir de hoy, un sinfín de análisis políticos tratarán de proyectar el futuro por venir. Jugando a las adivinanzas, muchos “analistas políticos” ensayarán pronósticos sobre lo que sucederá el 14 de noviembre. Como si eso fuera poco, harán predicciones sobre las candidaturas y los comicios del 2023. Tan entretenido como inconducente.

Digámoslo claramente: las Paso de ayer no sirven para hacer pronósticos ni predicciones. La clarividencia es enemiga de cualquier análisis político que pretende ser serio.

El dato político

En cuanto a lo electoral, las Paso han servido para que Juntos por el Cambio (o Juntos) dirimiera sus enfrentamientos internos. En la Ciudad y en la Provincia de Buenos Aires, ganaron los candidatos de Horacio Rodríguez Larreta. Tras el enroque de distritos entre María Eugenia Vidal y Diego Santilli, ambos se impusieron a sus contrincantes internos.

En Ciudad de Buenos Aires, la lista más votada fue la de Juntos, algo lógico tratándose del distrito electoral que el PRO gobierna hace 14 años. En la provincia de Buenos Aires, en cambio, la lista más votada fue la del Frente de Todos, una muy buena noticia para el oficialismo nacional y de esa provincia.

En Córdoba, estas Paso tenían dos incógnitas. La primera era la relación entre Hacemos por Córdoba y el Frente de Todos, los dos oficialismos que competían, el provincial y el nacional. La principal era el resultado entre las listas de Mario Negri y Gustavo Santos, por un lado, y las de Luis Juez y Rodrigo De Loredo, por el otro. Pues bien, los candidatos de Hacemos por Córdoba sacaron más votos que los candidatos del Frente de Todos. Si bien no competían entre ellos, ese era uno de los objetivos políticos más importante del gobernador Juan Schiaretti, activo participante de los últimos días de la campaña, y lo logró, claramente.

A su vez, Juez y De Loredo se impusieron sobre Negri y Santos. Este resultado significa una derrota para Mauricio Macri en nuestra provincia. El ex presidente de la Nación hizo campaña por los candidatos que perdieron. Sin dudarlo, vino a Córdoba a pedir el voto para ellos y puso en juego su capital político. Es más, Macri proclamó a Santos como su candidato en el 2023; luego, para asegurar la llegada de su ex ministro de Turismo a la Cámara de Diputados, hizo una alianza con Luis Juez. Vale recordar que Juez y Santos se mostraron juntos varias veces. Más tarde, desairó a Juez y se alió con Negri. Y la voltereta le salió mal.

Así, la lista de Mauricio Macri perdió la interna de Juntos. En Córdoba, la provincia que le dio la Presidencia en 2015 y que lo votó mayoritariamente cuando quiso ser reelegido en 2019; en esa provincia los candidatos de Macri salieron terceros en la comparación de la votación por listas. El dato político de las Paso.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar