Fernández increpa a la Justicia y lleva la deuda a los Tribunales

En el Congreso, el Presidente consideró que la administración judicial es deficitaria

Al inaugurar el 139° período de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, el presidente Alberto Fernández dejó sentado el perfil que tendrá su gestión de gobierno este 2021, que estará atravesado por las elecciones de medio término prevista para la segunda mitad de año. En un tono menos “albertista” y más próximo al kirchnerismo duro, el mandatario ofreció un discurso combativo contra los dirigentes de la principal fuerza opositora, a quienes llamó a “levantar los cimientos del país que han derrumbado”, y el Poder Judicial, que “parece vivir en las márgenes del sistema democrático”.

En un escenario atípico a causa de la pandemia de coronavirus, con un recinto semi vacío y pantallas led con las imágenes de los legisladores conectados vía remota, Fernández dio instrucciones para iniciar una querella criminal a fin de determinar “los autores y partícipes” del endeudamiento externo, pidió al Congreso que “asuma su rol de control cruzado sobre el Poder Judicial”, y anunció que impulsará una ley para “desdolarizar” las tarifas de los servicios públicos.

“Que los responsables (de endeudar al país) rindan cuentas de sus actos y dejen de circular impunes, dando clases de economía”, advirtió el jefe de Estado en la primera etapa de su discurso, que se extendió por el término de 1 hora y 50 minutos. Acto seguido informó a la Asamblea Legislativa que había instruido “para que las autoridades pertinentes formalmente inicien querella criminal” contra los “autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y de la mayor malversación de caudales que nuestra memoria registra”. “Ahora sabemos, por boca del mismísimo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (por Mauricio Claver-Carone, hoy titular del BID) que la administración Trump impulsó el otorgamiento de semejante préstamo para favorecer al entonces presidente (Mauricio) Macri en la búsqueda de su reelección”, recordó el mandatario. “A una Argentina en absoluto default, el Fondo Monetario Internacional le adjudicó un préstamo de 55.000 millones de dólares. De esa cifra se desembolsaron 44.000 millones de dólares que solo sirvieron para facilitar la salida del mercado financiero argentino de capitales especulativos con la absoluta anuencia de las autoridades de entonces”, resumió.

Hacia la mitad de su mensaje, Fernández intercaló comentarios críticos con la presentación de una batería de iniciativas que impulsará con la intención de producir cambios en la Justicia. “El Poder Judicial de la Nación está en crisis, es el único poder que parece vivir en las márgenes del sistema republicano”, disparó. Tras recordar que los funcionarios judiciales no pagan el impuesto a las ganancias, el mandatario se refirió a otro “privilegio” del máximo tribunal. “En el caso de los miembros de la Corte, acceder a la declaración jurada de sus bienes es virtualmente imposible”, cuestionó y apuntó a las maniobras para evitar retirarse a los 75 años como marca la Constitución. También señaló “decisiones judiciales llamativas” de la Corte, mencionando el per saltum que favoreció a los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi. “Le asignaron extrema gravedad al traslado de dos jueces ignotos”, ironizó. Luego mencionó el caso del fiscal Carlos Stornelli, procesado por ser parte de una red de espionaje y extorsión. “Sigue en funciones como si nada de esto lo afectara, a él no se le aplica aquella doctrina que recomendaba la detención preventiva de personas cuando su “poder residual” pudiera afectar la investigación. Su poder no es residual, está vigente”, lanzó.

“Con el solo propósito de mejorar la calidad institucional de la República, quiero pedirle al Congreso con muchísimo respeto que asuma su rol de control cruzado sobre el Poder Judicial”, dijo Fernández y advirtió que “así lo prevé nuestra Constitución”. Los cinco integrantes de la Corte Suprema, Elena Highton de Nolasco, Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, seguían los acontecimientos de manera virtual, desde el Salón de Acuerdos del Palacio de Tribunales.

En otro tramo, el Presidente anunció que enviará al Congreso una ley de emergencia para los servicios públicos y regulados con el objetivo de “desdolarizar” las tarifas de gas y electricidad y adecuarlas a una economía con “ingresos en pesos”. En ese sentido, señaló que el objetivo es que el próximo año las tarifas ya estén vinculados al ingreso de la población. “El objetivo final es tener tarifas diferenciales según la capacidad patrimonial de quien recibe el servicio. Que los subsidios del Estado solo amparen a quien lo requiera”, agregó.

Los proyectos que girará al Congreso

En la Asamblea Legislativa, Fernández pidió sancionar la reforma judicial que anunció a hace un año, el Senado aprobó en septiembre último y giró a Diputados. A la vez, anunció un proyecto para reformar el Consejo de la Magistratura, además de otra norma para determinar cuáles son las circunstancias en las que debe intervenir la Corte Suprema.

“Queremos que se reformule el Consejo de la Magistratura, este es un reclamo de la Corte viene sosteniendo hace años. Es para que los mejores ocupen los cargos sin favores que devolver, sin contaminación de los poderes corporativos”, argumentó. También anunció el envío al Congreso durante este año de proyectos de ley de electromovilidad, cannabis medicinal, inversión agroindustrial, y la creación de nuevos parques nacionales e industria hidrocarburífera.

Negri y Bullrich, al cruce del discurso

El jefe del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio, Mario Negri, criticó el discurso de Fernández, de quien dijo que “debía hablarle a la Patria” pero en su lugar eligió “rendirle cuentas al Instituto Patria” que lidera la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“Creíamos que luego de un año de incertidumbre y dolor debía el Presidente hacer un discurso para hablarle a la Patria, para señalar un rumbo, hacia dónde vamos. En realidad, lo que vino a hacer no fue a hablarle a la Patria, sino a rendirle cuentas al Instituto Patria”, sentenció Negri, sugiriendo una suerte de disciplinamiento de Fernández a los deseos e intereses de CFK. En tanto, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, afirmó que “suena soviético” como el mandatario nacional dice que va a iniciar una querella por el endeudamiento durante el macrismo.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar