Desenchufó la heladera, puso a cargar su celular y echó a perder un lote de 1.000 vacunas Sputnik V

La clínica deberá responder por el costo de la pérdida

Un trabajador de una clínica de la República Kirguisa puso a cargar su celular y desenchufó una heladera con casi 1.000 dosis de Sputnik V contra el coronavirus.

Las dosis, que quedaron completamente inservibles, formaban parte de un lote de 20.000 que Rusia entregó como ayuda humanitaria a ese país de Asia Central. En Kirguistán la campaña de vacunación comenzó en marzo, en su mayoría con la marca rusa.

El hecho ocurrió algunas semanas atrás en un centro de salud de la ciudad de Biskek, aunque salió a luz en las últimas horas y generó fuertes críticas por parte de las autoridades. “Si la culpa es de uno de los empleados, de la señora de la limpieza o de otra persona, la clínica tendrá que responder económicamente”, reveló el ministro de Sanidad, Alimkadyr Beyshenaliyev.

El país asiático está viviendo en estos momentos una tercera ola de la pandemia y contabiliza hasta la fecha más de 100.000 casos de coronavirus en total y 1.735 muertes, con una población de casi 7.000.000 de personas.

 
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar